Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

81945
Beach House - Thank Your Lucky Stars

10

Beach House - Thank Your Lucky Stars
Beach House - Thank Your Lucky Stars

Sub Pop / Arts & Crafts México / 2015

Artista(s)

Beach House

23/Oct/2015

Beach House regresa para hacer de lo inesperado algo extraordinario con Thank Your Lucky Stars.

De la forma más inesperada y al mismo tiempo precisa —como todas sus canciones—, Victoria Legrand y Alex Scally regresan para regalarnos una nueva producción a menos de dos meses de haber lanzado Depression Cherry. Hablamos de Thank Your Lucky Stars, que si bien se grabó en la misma sesión con la que dieron vida a su predecesora, su sonido e intención es completamente diferente.

De las peculiaridades de este disco está la portada, cuya protagonista es una niña que bien podría ser el personaje de todas y cada una de las historias relatadas en tercera persona bajo la reverberante y encantadora voz de Victoria, quien como siempre, logra transportar y darle matices a cada canción, como si ella fuera testigo de lo que le está y estará por suceder a ese ser que observa desde la distancia.

La combinación perfecta llega bajo los riffs y solos de Alex en la guitarra, quien pasa de ser el encargado de "amenizar" las canciones con su impresionante talento musical —como los años lo han demostrado—, a tomar la batuta y trabajar no al lado, sino con Victoria.

"All Your Yeahs" es una de las cartas fuertes del álbum; es de las que más cautiva al alma desde la primera escucha, pues con esos acordes Scally inicia para después darle paso a la interpretación de Legrand con la frase "Hush, don't you cry, in the next life". Una calma mezclada con la rareza en sí misma de la letra, que para la cuarta estrofa tiene líneas referentes a "dead flowers" y al no llorar en la vida después de la muerte. Pero mientras sientes que no hay esperanza y que la fuerza tiene que ser retomada, Legrand llega con su keyboard intensificado a la décima potencia para crear al lado de la guitarra de Alex y la batería, una complejidad lírica y emocional que atrapa de sobremanera.

El shoegaze de "Sparks" de Depression Cherry continúa con "One Thing", uno de los mejores momentos de Scally y su amada guitarra, pues de todo el disco, es la canción con la que realiza sus mejores solos; cosa que no habíamos escuchado antes. No así.

"Common Girl" bien puede rememorarnos a los fantasmas de los discos pasados de Beach House. Sin embargo, no deja de ser un pequeño dulce de matices que desde siempre nos ha venido ofreciendo la dupla de Baltimore.

Para "Elegy to the Void", el dúo tiene todavía más por mostrar al tomar control de su éxito y superar sus creaciones previas, pues Victoria, con su fina voz aunada a la de Alex, logra crear un ambiente de tranquilidad conforme escuchas la melodía. Es como si estuvieras en un jardín que alguna vez visitaste en algún sueño, y que conforme te adentras más en él, toda esa belleza termina regresándote al limbo de una realidad letárgica; todo ejecutado bajo los bien acertados carraspeos y distorsiones de la guitarra, y los ecos de la voz de Legrand.

El círculo se completa con "Rough Song" y "Somewhere Tonight", que más que dream pop, es un baile lento de antaño en el que Beach House evoca el romance de los días. Pasan de la fantasía a la memoria en ritmos que bien podrían sonar durante una escena de baile de graduación de una película americana; algo que jamás habían hecho, pero que siempre es bien recibido.

Aunque muchos criticaron la premura con la que se lanzó Thank Your Lucky Stars, lo bueno de lo inesperado es que para bien o para mal, te sorprende. Y en este caso, Victoria y Alex alcanzan el éxito de la mejor manera, con un material que se sale de lo ordinario para alcanzar lo extraordinario; que supera a sus antecesores y al mismo tiempo propone un toque novedoso a lo viejo, logrando así que jamás nos cansemos de escuchar esa peculiar atmósfera que Beach House ha tratado de perfeccionar con los años.

No es una revista, es un movimiento.