Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

134860
Slash reconoce el sexismo de los temas de Guns N’ Roses

Slash reconoce el sexismo de los temas de Guns N’ Roses

Ana
Flores

13/Sep/2018

Dentro del periodo Post Weinstein, el guitarrista de Guns N’ Roses reconoce (parcialmente) el contenido sexista de algunos de sus temas.

Sin detallar títulos o nombre de pila de alguna figura, Slash expresó lo siguiente en una entrevista otorgada a Yahoo! Music. “Cuando el movimiento [#MeToo] estalló, pensé en un grupo de músicos que podrían estar implicados, pero para la mayoría no fue así. No teníamos esa relación depredadora con las chicas. En algunos casos, aunque las canciones eran un poco sexistas, no deben tomarse tan en serio. No creo que fueran maliciosas”.

Sin la necesidad de que uno de los rostros más importantes del hard rock se sentara a conversar con Lyndsey Parker para hacer aclaraciones discursivas, el reconocimiento del contenido sexista y misógino de las canciones de Guns N’ Roses ha sido señalado en diversas ocasiones. La censura a “It’s So Easy” en 1987 hizo evidente la violencia física y simbólica que tenían líneas como “Date la vuelta perra. Tengo un uso para ti” y “Nada parece agradarme. Me ves golpearte”. Años más tarde, el catálogo fue alargado con temas como “I Used To Love Her” (1988) y “Back Off Bitch” (1991).

Los cuatro años que pasaron entre la producción de Appetite for Destruction y Use Your Illusion I se dividieron entre la construcción de la identidad musical de Guns N’ Roses y el descontento por el comportamiento de sus integrantes, pues mientras Axl Rose vanagloriaba su figura como parte de una de las bandas más prolíficas y exitosas a nivel internacional, también trataba de silenciar las acusaciones en su contra por abuso a sus ex parejas.

Pese a su aparente aceptación al #MeToo –pues se preocupa por los “posibles inocentes”–, la posición de Slash no debe aplaudirse al 100%. La creencia ingenua de que el discurso musical que narra el comportamiento de un feminicida y la constante reiteración por satisfacer [a toda costa] el apetito sexual de los hombres se escapa de ser malicioso y solo es un poco sexista muestra, que, al contrario de lo que él declara. Aún hay mucho por lo cual rebelarse. Este fin de semana fueron (parcialmente) Slash y Paramore los que –en la industria musical– cuestionaron los temas que los llevaron al éxito ¿Para cuándo los demás?

 

 

No es una revista, es un movimiento.