127346
Entrevista con Thee Oh Sees

Entrevista con Thee Oh Sees

Formada en San Francisco, la banda Thee Oh Sees devuelve pertinencia y complejidad al garage.

Las posibilidades electrónicas han consolidado sus esfuerzos en obras arriesgadas y únicas, y desde su campo, el pop mantiene su banalidad rampante así como su sofisticación y su ánimo social. Para muchos, escuchar guitarras es un gesto canónico, una nostalgia sinceramente falsa que dicta que las buenas agrupaciones de rock solo existieron en los 60 o a finales de los 90. Pero resulta sospechosa esta admiración por las autoridades. El rock no fue agotado por los hippies o por la Generación X. Thee Oh Sees, a través de sus múltiples mutaciones, ha construido un sonido único que aporta su propio matiz a un género que no pierde vigencia.

Mirar en retrospectiva

“Fue hace mucho en Long Island, supongo. Obtuve mi grabadora de cuatro canales, me la obsequió una novia. Fue un gran regalo, y ella era grandiosa, siempre daba buenos regalos. A esa grabadora le di muchos usos. Hice mis primeros experimentos de músico joven, y escribí todas mis canciones. Me dediqué a esa grabadora durante mucho tiempo. Los primeros meses fue para aprender cómo grabar. Fue algo muy diferente de lo que hago ahora. Siempre he creído que le debo todo a esa novia por haberme comprado la grabadora”, dijo, sobre su primer álbum –titulado 1 y firmado como Orange County SoundJohn Dwyer, líder y único miembro constante en la alienación de Thee Oh Sees.

13 años después de ese significativo regalo, de cambios en el nombre y en los integrantes de lo que ahora conocemos como uno de los actos más energéticos y experimentales dentro de los perímetros del garage, Thee Oh Sees lanza 0 A Weird Exits. En medio de la primera y la última placa, se encuentra el aprendizaje. “En el estudio nunca hemos tenido una sola consistencia. Hemos trabajado con personas diferentes. Creo que ahora pudimos invertir más dinero en esta producción. También abordamos composiciones más complejas. Tú sabes, entre más trabajas, más deseas complicarte. Creo que el disco es bueno. Me gusta bastante. Aún mantenemos este coqueteo con lo rudo, pero ahora mucho más profesionalizado. En estos años, hemos aprendido a hacer todo, por accidente, de la manera correcta”, declaró Dwyer, sarcástico al tiempo que humilde.

Las múltiples facetas

El aprendizaje en los esfuerzos de estudio de Thee Oh Sees han impreso diversas aristas en lo que representa su sonido. El género que aborda no opera de manera lineal: no todo se trata de aporrear guitarras. Aunque también la experiencia que la agrupación ofrece no se constriñe únicamente a sus grabaciones. Uno de los elementos más importantes para entender a Thee Oh Sees es su acto en vivo. “En el transcurso de los años me he acostumbrado a dar shows para multitudes mayores. Ahora entiendo mejor cómo funcionan los escenarios grandes. Siempre puedes dar conciertos accesibles. Depende de nosotros, del equipo, de la asistencia… Si todo está en sintonía, simplemente todo sale bien. En recitales más pequeños, siempre es mejor que los públicos estén más dispuestos a enloquecer. Nosotros siempre nos presentamos para dar todo, y también para tomar todo”, reflexionó sobre sus experiencias en vivo.

<<John Dwyer dio esta entrevista exclusiva para Indie Rocks! desde un taller mecánico. Estaba reparando su automóvil, un Beetle de los sesenta que nunca usa en tours. “Es demasiado pequeño y calvo, como mi abuela”.>>

Lejos de establecer una actitud complaciente con las audiencias, Thee Oh Sees las activa con una presencia frontal y desenvuelta. Para la banda, lo importante es estar presente. “Una vez tocamos en Austin, Texas, durante el SXSW, en un lugar que creo se llama Co-Op 21. La gente estaba colgando de los techos y caía sobre el público. Fue un concierto en verdad divertido, y muy pequeño. Hemos tenido conciertos excelentes también en el Primavera Sound Festival, estuvimos en la fiesta de clausura el año pasado y nos divertimos bastante. Los peores conciertos son aquellos en donde no tocas para nadie, o en los que a nadie le agradas. Como cuando estás en una ciudad pequeña en la que a nadie le importa tu existencia. Siempre depende. Siempre hay posibilidades que cambian todo. En la ciudad en la que crecí pude ver bandas de metal, bandas de punk, y tuve acceso a muchas cosas que me inspiraron, que me hicieron aprender y que me dieron buenos recuerdos. Ahora estamos muy emocionados porque siempre hemos escuchado cosas muy buenas de la Ciudad de México, y ahora tendremos la oportunidad de ir”. Será la primera vez que Thee Oh Sees se presentará en la capital del país. “Me estoy haciendo más viejo, así que, ¡sean gentiles conmigo”, anuncia Dwyer al público mexicano.

<<La primera vez que John Dwyer escuchó a Can supo que quería iniciar una banda. También gusta de rock clásico, como AC/DC, The Kinks y The Rolling Stones. Considera que cualquiera interesado en la música procura encontrar todo lo que se pueda sobre los géneros que sean de su interés.>>

La vigencia del rock

“No creo que el rock and roll esté muerto. Hay demasiadas bandas grandiosas. Aunque también entiendo que la música esté cambiando, que sea más electrónica. Es algo que puedo apreciar bastante. Creo que por esa progresión natural para muchos el rock es algo viejo y usado. También siento que los críticos tienden a ser un tanto estrechos. Muchos solo quieren escuchar música y divertirse”, declaró Dwyer.

“Siempre hay una variedad de opciones, siempre hay mucho de dónde escoger, por lo que decir que el rock ha muerto es generalizar demasiado”. Dwyer opina que el rock está más que saludable. Asiste a conciertos todo el tiempo. “Es posible poder ver a una buena banda todas las noches”, puntualizó. Considera que la música mantiene resonancias con los tiempos caóticos que corren, y que por ello todos los géneros siempre tendrán algo que decir. Llámese hip hop o punk, la gente compondrá música espoleados por una inspiración constante. “El nuestro no es un mundo aburrido. La gente siempre hará arte. Y eso, para mí, es una actitud muy rock and roll”.

Algunos datos:

  • La guitarra de John Dwyer está hecha por Electrical Guitar Company, la primera constructora dedicada a instrumentos de aluminio. “Son las mejores guitarras que he tocado. No son baratas, no se rompen fácil”, dijo.
  • Su disco favorito de Thee Oh Sees es A Weird Exits, por ser el más reciente. “Estoy orgulloso de este trabajo”.
  • Thee Oh Sees ensaya todo el tiempo, al menos dos veces a la semana. Por ello, los actuales integrantes viven en zonas cercanas. “Necesito que mi gente esté disponible para ensayar y dar conciertos, cosa que hacemos todo el tiempo. Por ello, no me funcionaría que algún integrante viviera lejos”.

Revive su presentación en la Semana IR 2016 a continuación:

No es una revista, es un movimiento.