161660
Entrevista con The Cuckoos

Entrevista con The Cuckoos

Tomar del pasado sin sonar anticuado: The Cuckoos.

El término retro es un arma de doble filo, sin duda la nostalgia vende y lo seguirá haciendo porque es nuestro instinto atesorar aquellos fragmentos del pasado que apreciamos o los gustos que heredamos de nuestros padres, pero por otro lado está el riesgo de ser tachado de “refrito” o “banda de covers” y nadie con un poco de credibilidad e integridad artística desea esa etiqueta. En esta ocasión Kenneth Frost, vocalista de The Cuckoos, tomó nuestra llamada para discutir un poco sobre el nuevo disco de su banda y cómo percibe que el rock sobrevive.

Al escuchar el EP con el cual la banda texana se dio a conocer al mundo es notable la influencia post punk y del rock psicodélico en su sonido encabezado por el barítono de Frost que me remite a Jim Morrison o Ian Curtis. Con I Hate Love, su primer álbum de larga duración, The Cuckoos abraza sus gustos poperos y añade pinceladas de new wave y synth pop con ganchos pegajosos parte Bowie en su era Let’s Dance, parte Talking Heads, parte T-Rex.

“Realmente tengo una apreciación por la música pop, ya sea Britney Spears o Lizzo o The Beatles, todos son música pop y pienso que es un arte en sí mismo tener la habilidad de hacer una canción que se quede pegada en la cabeza de la gente, así que siento que es algo que siempre me ha motivado”.

El nuevo disco de The Cuckoos tiene un alma claramente más pop que el trabajo anterior de la banda, las relaciones sentimentales son el motor principal de estas canciones, pero el título aunque suena muy dramático es algo irónico para ellos (o “tongue-in-cheek” en sus palabras). No odian realmente el amor, sino que tratan de ver ambos lados del espectro con estas canciones.

Nuevas caras, nuevos sonidos

Así como su EP fue una fotografía de sus influencias en el momento, con la llegada de Eric Ross en el bajo y el baterista Cole Koenning a la agrupación la “alberca de influencias” se expandió y esto dio lugar al material que recién estrenan, el cual suena rock, pop, funky y baladezco a la vez en la búsqueda de un sonido realmente propio.

“Siento que muchas de las canciones surgen de diferentes fases de The Cuckoos, hay canciones en este disco que fueron escritas hace 4 o 5 años, o antes de que conociera a los integrantes de la banda, hay canciones que escribimos juntos y otras que escribimos individualmente. Creo que cuando nos propusimos crear un disco, nos sentamos a escuchar todas las ideas y demos que teníamos para escoger canciones que creímos que variaban pero encajaban juntas”.

De 17 temas que grabaron para I Hate Love, 10 entraron en la lista de canciones y siete más serán lanzados más adelante en abril en la forma de un EP titulado Honeymoon Phases del cual podremos escuchar el primer adelanto en febrero.

No solo replicar el pasado

Es cuando le pregunto sobre su motivación para seguir haciendo música rock -hoy en día que ha caído en popularidad y que tiene como representantes a actos discutiblemente roqueros como Imagine Dragons- que elabora más en su contestación y tiene mucho qué decir al respecto.

“El hecho de que el rock ya no esté a la vanguardia, siento que tiene mucho que ver con la nostalgia y el pensamiento romántico de mirar hacia atrás en cómo las cosas eran mejor antes y eso puede nublar tu juicio en el presente. Creo que hay mucha música rock grandiosa hoy en día, pero también siento que a veces la gente que hace rock and roll se queda atascada en tradicionalismo”.

Para el líder de The Cuckoos, ser una banda de rock no implica necesariamente la obligación de usar instrumentos vintage, encerrarte en una caja y ponerte límites para sonar como una postal del pasado. “¿Por qué no poner el alma y genuinidad de la música que amas y proyectarlo a través de una lente moderna en lugar de tratar de replicar algo que ya sucedió?”, cuestionó.

“Siento que muchos artistas tienen miedo de sacar algo que suene novedoso y atrevido y otros se pasan de atrevidos, lo veo como un reto y creo que sería cool ser una banda que traiga de vuelta el rock un poco”, continuó con su visión del rock actual.

Al joven vocalista no le agrada la idea de ser un refrito del pasado, prefiere ser algo novedoso y cutting edge, “como si Daft Punk se topara con Led Zepellin, en lugar de Led Zeppelin de nuevo” –cof, cof, ahí te hablan Greta Van Fleet-.

Amor al rock como combustible

Frost cita a The Beatles como su primer gran amor musical en la vida y es muy reiterativo en su intención de conservar sus raíces roqueras sin importarle si el rock sigue siendo mainstream o no. “Trato de hacer la música que me hace feliz con la banda y que moverá a la gente y si tiene rock and roll, es genial para mí porque lo amo”.

Entre los planes a corto plazo de The Cuckoos están tocar algunos shows locales para después formar parte de SXSW (South by Southwest) en marzo, después llegará otro EP y Frost expresó su deseo de regresar a México porque pasó un muy buen rato la última vez que vino con la banda, eso fue en Bahidorá 2018 en Morelos.

I Hate Love fue producido por Chris “Frenchie” Smith (…And You Will Know Us By The Trail Of Dead, The Toadies, Fastball), consta de 10 temas que suenan a poner una amplia amalgama de sonidos de los años 70 y 80 en una licuadora pero que puede apelar al roquero y al popero por igual con sus agresivos guitarrazos, sintetizadores brillantes y ganchos pegajosos. Dale una escucha a continuación.

No es una revista, es un movimiento.