Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

137540
Greta Van Fleet — Anthem of the Peaceful Army

6

Greta Van Fleet
Anthem of the Peaceful Army

Republic Records / 2018

Artista(s)

Greta Van Fleet

Hugo
López

06/Nov/2018

Anthem of the Peaceful Army y el porqué es mejor no revivir el pasado.

Ahhh… Greta Van Fleet, una banda que ha dado mucho de qué hablar estos últimos meses. Esta agrupación de Michigan ha acaparado la atención del mundo debido a las comparaciones con Led Zeppelin y al escucharlos se entiende: toda la esencia y estilo que emanan te remite inevitablemente a la legendaria banda inglesa. No es justo para este cuarteto que los comparen, pero se ponen de a pechito solos con su propuesta y la prensa es bien amarra navajas y los ponen al tú por tú con las leyendas. Su LP debut ya tiene una clara desventaja de inicio.

¿Vale la pena escuchar Anthem of the Peaceful Army? La respuesta corta es sí. Este cuarteto supo crear un trabajo que resucita el sonido del rock clásico de los años setenta. A lo largo de las 10 canciones que conforman este LP debut, escucharás la formula refinada y bien producida de un sonido que marcó a una generación, pero eso no quiere decir que el producto final sea algo sobresaliente. Sus ganas por querer sonar al pasado son lo que al final los termina perjudicando.

En general, suena bien y si te gusta el rock clásico/hard rock, disfrutarás este álbum y tendrás canciones como “Age of Man”, “The Cold Wind”, “When The Curtain Falls” y “Lover, Leaver” en la cabeza varios días. Debo empezar señalando que el bajo (Sam Kiszka) y la batería (Danny Wagner) son los puntos menos destacables de la banda: apenas logran levantar la sección rítmica. Lo positivo son los riffs y melodías de la guitarra de Jake Kiszka, los cuales tienen un sonido añejo bien logrado y lo que más destaca es la voz de Josh Kiszka: una voz virtuosa con un rango vocal amplio lista para rugir en todo momento, lástima que se esfuerza demasiado en varios puntos del disco por querer emular a Robert Plant. Entiendo: tu voz es parecida, pero no nos restriegues en la cara todo el tiempo. A fin de cuentas, son buenas canciones, pero nada especiales.

Si tu principal carta de presentación es ser una banda que apuesta por un sonido clásico, ¿hasta qué punto la falta de originalidad hará que tu propuesta sonora caiga en lo banal? En este caso me parece que sucede a la primera escuchada. Me recuerdan a esas bandas que hacen covers. Las ves y piensas: “tocan chido, son músicos talentosos, pero ¿son capaces de componer música original?” Eso pasa cuando tomas prestado un sonido clásico.

Greta Van Fleet es una banda muy talentosa. Son músicos capaces y habilidosos. Espero que en los siguientes álbumes demuestren que pueden crear algo original. Sería una lástima que no explotaran su potencial y continuaran queriendo emular a Led Zeppelin, porque no tiene sentido que lo hagan.

Mi consejo: intenten no compararlos con nada. Arruina la experiencia. Tienen que hacerse un nombre por méritos propios y es justo que los escuchen por lo que son o lo que quieren ser, pero no los escuchen por lo que no podrán ser o por qué nunca serán como Led Zeppelin.

No es una revista, es un movimiento.