189795
Entrevista con MonkeyBee Festival

Entrevista con MonkeyBee Festival

Jasmina Hirschl y Miguel Servín, organizadores de MonkeyBee, nos platican sobre los retos y las emociones de su segunda edición.

“Queremos ofrecerle al público cosas nuevas, o que hace mucho que no vienen y que rara vez se ven en el mismo escenario. Es muy importante que sea accesible y muy DIY, porque nosotros venimos de ahí”. Jasmina Hirschl y Miguel Servín —de las bandas The Honey Rockets y Carrions Kids, respectivamente— irrumpieron con esta filosofía en una escena ávida de nuevos festivales y propuestas alternativas. MonkeyBee Festival, cuya primera edición se realizó en noviembre de 2019 dentro de las extintas paredes de SALA, reunió en un mismo espacio a nombres del gremio punk, garage y surf como The Cynics, Acid Tongue, San Pedro El Cortez y muchos otros. “Uno de los mejores días de mi vida”, recuerda ella.

Ahora, tras una pandemia global y el cierre de su primer venue, Jasmina y Miguel volvieron a tomar las riendas de MonkeyBee para alistar su segunda edición. Programado para el 18 de diciembre en el Foro Sangriento de la Ciudad de México, el festival reunirá una vez más a respetados nombres de dichos estilos, como Frankie and The Witch Fingers, Sgt. Papers, The Bela Lugossips, Paint Fumes y muchos otros. “Somos fans de cada banda; así armamos el cartel: con bandas que nos gustan, que vienen por primera vez, que no vienen mucho, bandas emergentes o de culto... Buscamos un balance y creo que lo logramos. También, es muy importante que todas las bandas compartan el mismo escenario; a todas las tratamos como headliners”, comenta Jasmina.

Sin embargo, si el nombre de MonkeyBee ha destacado encima de la oferta cultural del 2021 es por su promesa de albergar el regreso de Electric Sixx a México tras casi 20 años de ausencia, así como el primer show en 10 años de The Spits en el país y la vuelta a los escenarios de Los Esquizitos. Para Jasmina, “es un honor lograr que vengan estas bandas después de tanto tiempo y más porque vienen a nuestro escenario. Es un gran honor”.

monkeybee_2021

Todas las bandas están emocionadas, cooperando al 100% y muy pendientes de lo que ocurre con el festival; de verdad quieren venir, echar desmadre y estar en México… Para muchos, va a ser la primera vez que salen de su país y, para otros, va a ser la primera vez que salen de su casa a tocar después de casi dos años”, añade Miguel.

Aunque MonkeyBee 2021 está prácticamente listo para su puesta en escena, el festival todavía debe encarar a la constante amenaza de la pandemia, aun con el optimismo que imprimen noticias como la del ínfimo número de contagios durante el último Lollapalooza (apenas 200 casos positivos entre 380 mil asistentes). De acuerdo con Miguel, MonkeyBee tiene la suerte “de que va a ser en un lugar abierto, lo que facilita mucho las cosas. También estamos dispuestos a reducir la capacidad al porcentaje que nos den las autoridades, a estar sanitizando el lugar, los baños y la entrada y a tener puntos donde haya gel antibacterial y cubrebocas… Estamos pensando también pedir un certificado de vacunación, como lo han hecho en otros países”.

El mundo ha cambiado y con él, también los festivales. Hay que adaptarnos y ser flexibles. Porque la otra opción es ya no hacer nada… encerrarse en un cuarto… y llorar (ríe)”, añade Jasmina.

Pese a la adversidad, Miguel y Jasmina están listos para ofrecer la segunda edición de su festival, un espacio de catarsis, donde el público ha de reencontrarse con la música que ha moldeado el rostro de toda una escena internacional. Bandas que, seguro, a más de una persona le habrán dado la fuerza para resistir medio año de encierro, malas noticias y peores augurios: "Le vamos a dar la bienvenida de regreso a muchas bandas. Va a ser una reunión hermosa, un reencuentro con el rock y con esa energía que no hemos sentido en mucho tiempo. Vamos a reencontrar algo que olvidamos por dos años de pausa”, concluye Jasmina.

Aún estás a tiempo de adquirir tus entradas para MonkeyBee 2021 a través de WeGow. Sigue al festival en redes sociales para que no te pierdas ninguna actualización. ¡Nos vemos en el pit!

 

No es una revista, es un movimiento.