Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

98369
Tame Impala en El Palacio de los Deportes

Tame Impala en El Palacio de los Deportes

Cynthia
Flores

09/Sep/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Palacio de los Deportes

Artista(s)

Vuelve la banda de la década: Tame Impala.

Hace tres años Tame Impala se presentó en el Vive Latino y en el José Cuervo Salón. En ese entonces la banda de Kevin Parker era una agrupación prometedora. Ahora volvió a tierras chilangas para presentarse en el Palacio de los Deportes, que aunque suene a cliché, se rindió frente a los australianos. Según Parker, este fue el show más grande de la banda hasta ahora.

Los regios de CLUBZ –que se presentarán junto a YACHT en la #SemanaIR fungieron como banda telonera y aunque su presentación fue buena, la mala acústica del recinto no les ayudó del todo. Además, mientras ellos tocaban, muchos asistentes luchaban contra el tránsito pesado y otros aprovechaban para platicar y beber cerveza. Un mal detalle del evento fue el hecho de que en ningún lado aceptaran tarjeta de crédito.

Ya con el lugar abarrotado, unos hombres con batas de laboratorio blancas checaron que todo estuviera en orden y minutos después, finalmente apareció Tame Impala. Lo primero que sonó fue “Nangs” que dio paso a “Let It Happen”. Todo mundo se emocionó y Parker se notaba más cómodo en el escenario que en años pasados. Aunque permanece su esencia introvertida (y su uniforme de jeans, bufanda y pelo suelto), es obvio que tanta gira le ha dado tablas. Durante esta rola hubo una lluvia de confeti digna de su psicodelia.

De la noche destacó el esfuerzo de Parker por hablar español. Se disculpó por tardar tres años en volver, aventó botellas de agua al público y preguntó si los asistentes se estaban cuidando unos a los otros. Atrás de la banda unos coloridos visuales invitaban a todos a despegarse de la realidad por un momento, aunque todos intentaban capturar el momento en sus celulares.

Un gran detalle fue que el setlist no solo incluyó los temas del tan aclamado Currents, sino también "Daffodil", una de las dos canciones que Parker grabó para el disco de Mark Ronson. Uno de los grandes momentos fue cuando sonó “Elephant”. Antes de cantarla, Parker anunció que “ahora sí se iba a volver real” y la gente no paró de brincar.

Luego de desaparecer del escenario y volver para el encore, Kevin dijo que la siguiente canción era un singalong. Claro, se refería a la pegajosa “Feels like we Only go Backwards”.

El concierto fue una joya y una vez más comprobamos que no es una exageración decir que Tame Impala es la banda de la década.

REDACCIÓN:

Cris
Winters

FOTO:

Cynthia
Flores

No es una revista, es un movimiento.