69631
Peter Hook & The Light: El legado continúa

Peter Hook & The Light: El legado continúa

Osiris
Priego

08/May/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

¿Qué pasaría si aún existiera Joy Division?, ¿sería un aplastante headliner en los principales festivales de música alrededor del globo?, ¿New Order nunca hubiera existido?, ¿Ian Curtis habría subido de peso? De no existir esta mítica banda, el legado que ella dejó a su paso sería inexistente. Mismo que permite recordarla y honrarla como una banda de culto, cuyo ímpetu superó la pérdida de su frontman para crecer.

peter

Un show como el que se vivió la noche de ayer tampoco habría sido posible. Como una de las semillas que dejó en el camino, Peter Hook & The Light, banda del ex-bajista, es hoy considerada una de las mejores y más fieles aproximaciones al Joy Division original que puedes cachar en vivo.

La banda formada por Hooky ha presentado conciertos desde hace ya algunos años, con el atractivo de tocar álbumes enteros de sus ex-bandas en directo. Llegó a México ya un par de veces, tocando la discografía completa de la banda de Ian Curtis, rindiéndole a él homenaje por el día de muertos.

Esta vez tocó escuchar un par de álbumes de New Order: Low Life y Brotherhood, con el ya clásico set abridor de temas de Joy Division en el Plaza Condesa. El maratón de canciones comenzó poco después de las 8:30 de la noche, más temprano que la vez pasada. Peter Hook y sus muchachos saltaron a escena a comenzar la velada.

Pese a la continuidad de New Order y la exploración de sonidos que llegaron a tener en los 80’s, la banda consentida del público es la que tenía en su alineación a Ian Curtis. Al sonar “Isolation”, “Transmission”, o “She’s Lost Control” el público reaccionó eufórico, sorprendido del inmejorable inicio. Los temas viejos culminaron con “Love Will Tear Us Apart” y “Shadowplay” para pasar con el LP Brotherhood.

Aquél cuarto trabajo de estudio se distingue por su ausencia de constantes ritmos fabricados a base de sintetizadores y pads, el álbum pese a no abandonar este sello clave, presenta mucho trabajo en armonizaciones de guitarra, y el elemento primordial: el bajeo. Pareciera que todos esperaban una sola canción: “Bizarre Love Triangle”.

El hit single que marcó en su momento el boom de NO en Estados Unidos puso a bailar al respetable, mismo que fue perdiendo elementos a medida que la noche transcurrió. Los sintetizadores se quedaron, llegó el turno de Low Life. El álbum que precede a Brotherhood fue elegido para cerrar la noche, esta vez la rola consentida fue “The Perfect Kiss”.

Hook, aquél joven que creaba notas altas para escuchar su bajo, dada la precariedad de su amplificador, ahora es capaz de llenar venues por su cuenta. Al lado de su hijo: Jack Bates, David Potts, Andy Poole y Paul Kehoe, Peter ha logrado mantener vivo y fresco el legado de aquél grupo de Salford, Manchester.

REDACCIÓN:

Luis
Mata

FOTO:

Osiris
Priego

No es una revista, es un movimiento.