59256
Celebración a los muertos con Peter Hook

Celebración a los muertos con Peter Hook

Osiris
Priego @osirispriego

03/Nov/2014

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

José Cuervo Salón

Artista(s)

El día de muertos funge como una tradición para evocar a los que ya no están, los que dejaron un espacio y serán siempre recordados. Es imposible asistir a un show alusivo a Joy Division o New Order sin pensar en el caído Ian Curtis. El entonces bajista de los pioneros del post-punk regresó a México a ofrecerle más que una ofrenda, una noche de homenaje.

Peter Hook & The Light trajo lo que muchos seguidores del grupo ingles esperaban: escuchar Unknown Pleasures y Closer en su totalidad. Hooky saltó al escenario, que estaba adornado por un par de ofrendas a Curtis, para comenzar con un set de la banda que abandonó en 2007: New Order.

A pesar del creciente ánimo del público de escuchar las canciones de Joy Division, “Let’s Go” y “Dreams Never End” fueron coreadas por varios que alzaban su puño en dirección al escenario. El bajeo de Hook cobró suprema fuerza en “Age Of Consent”, mientras que los asistentes saltaban y agitaban sus cabezas como si estuvieran en el club londinense ochentero The Hacienda.

Para seguir el baile, siguieron “Subculture” y “State Of Nation”. El primer corte del show terminó con “True Faith” y “The Perfect Kiss”, dando fin al groove ochentero. La banda abandonó el escenario por unos minutos para regresar con el set del álbum Closer, tras un discurso preparado por Peter que leyó un traductor, y la dedicación: “este show va para la memoria de Michael Shamberg, que en paz descanse”.

Los beats de Andy Poole ahora eran sustituidos por el introspectivo tamborileo de Paul Kehoe. Hook abandonó la playera del Club Barcelona que portó al inició de su presentación para adoptar la playera oficial del show: una especia de calaverita impregnada con el diseño del álbum Unknown Pleasures.

La presencia de las canciones de Joy Division era evidente. Los asistentes comenzaron a empujar hacia adelante, la fuerte y ronca voz de Hook reconceptualizaba los temas compuestos por Ian. El bajeo impecablemente ejecutado de Jack Bates, hijo de Hook, contrastaba con las minimalistas apariciones en la guitarra de David Potts.

Desde “Atrocity Exhibition” hasta “Decades”, el José Cuervo recordó el segundo álbum de la mítica banda formada por Ian Curtis, Bernard Sumner, Peter Hook y Stephen Morris. Aunque aún faltaba repasar el LP más recordado, aquel que figura en miles de playeras alrededor del mundo. Tras otro breve descanso, toco el turno del set de Unknown Pleasures.

Un encore, y el final esperado con “Transmission” y “Love Will Tear Us Apart” dieron fin a la celebración de muertos, demostrando que la música de Joy Division siempre quedará viva, ya sea en la música de Peter Hook, de New Order o el gusto de la gente.

REDACCIÓN:

Luis
Mata

FOTO:

Osiris
Priego @osirispriego

No es una revista, es un movimiento.