Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

143294
Courtney Barnett en El Plaza Condesa

Courtney Barnett en El Plaza Condesa

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Courtney Barnett pone a las mujeres en frente y conquista con su show en México.

La cantante australiana visitó nuestro país hace unos años cuando fue parte del festival Corona Capital, pero esta ocasión fue diferente, mucho más significativa. No solo era un show por su cuenta y en El Plaza Condesa, también la interprete viene con distintas condiciones. Ya no es la artista promesa que sorprendió al mundo con su disco debut, ahora está consolidada en la escena independiente y promocionando su segundo álbum de estudio, que fue tan aclamado como su primer material.

El show de Courtney Barnett en México, así como toda su gira por América Latina, es importante. Pues los fans de la música independiente siempre están a la espera de nuevos ídolos a los cuales seguir, alguien que los fascine y maraville. La oportunidad está ahí, la de Melbourne ha llevado paso perfecto hasta ahora y podría convertirse en la nueva favorita del público.

Entramos al punto de las 20:00 H. para ver a Mint Field, banda que poco a poco iba atrayendo a la gente dentro del recinto. No había mejor elección para abrirle a Courtney, una agrupación liderada por mujeres y con un sonido increíble, que encantó desde el primer momento.

Mint Field conquistó a El Plaza Condesa casi repleto y estoy seguro de que se hicieron de una buena cantidad de nuevos admiradores, así que tal vez la próxima vez el grupo mexicano sea el que tenga su propia fecha en este escenario. La agrupación, con sus recientes shows y la publicación de su nuevo EP, Mientras esperas, la hace una de las bandas a seguir en este 2019.

Al terminar la gente se dirigió a las barras, el encanto de Mint Field no permitió que muchos fueran por la primera cerveza de la noche. Pero con los espacios que se hacían, las mujeres se abrían paso entre la gente para llenar las tres primeras filas. Fue algo que entusiasmaba, pues luego del polémico asunto que ocurrió en Chile, muchas fanáticas tomaron la iniciativa de apropiarse los lugares de enfrente y celebrar como si nadie existiera.

Courtney Barnett inició con tracks de su nuevo disco “Hopefulessness” y “City Looks Pretty”. El rostro de la cantante era una mezcla de sorpresa y alegría cuando vio a todo el público bailando y cantando sus nuevos temas. Todo prometía que sería una noche espectacular para ambos.

Ya estábamos exaltados, pero la cantante no quiso esperar y reventó El Plaza desde temprano con “Avant Gardener”. Los gritos y saltos no se hicieron esperar, era un caos cortés, pues la gente no se amontonaba, ni siquiera cuando Courtney se acercaba con su guitarra.

También escuchamos el más reciente track de la artista, “Small Talk”. Aunque no causó la misma reacción que los anteriores temas, los asistentes no bajaron los brazos y aprovecharon para expresarle su amor a la artista o hacer peticiones.

Canciones como “Nameless, Faceless” y “Small Poppies”, tuvieron un mejor resultado. Mantenían al público emocionado, listo para escuchar la siguiente canción y saber lo que Courtney Barnett había planeado para nosotros.

“Need A Little Time” y “Depreston” nos dieron los momentos emotivos de la noche. Ambos tracks fueron coreados de principio a fin y aunque bajaron la exaltación, aportaron mucho a que este show fuera memorable.

Courtney Barnett enamoró al público mexicano y salió del escenario con “Charity” y “Pedestrian At Best”. Muchos no se pudieron contener y se olvidaron del espacio personal, un mosh pit se hizo justo en medio. No causó molestia ni reclamos, pues todos estaban en su propio desenfreno.

La gente pedía más y Courtney salió por su cuenta para interpretar “Let It Go”, uno de los temas de su disco con Kurt Vile. La cantante había cumplido y todo lo demás era ganancia.

Su banda volvió a salir para acompañarla y cerrar con “Kim’s Caravan” y “History Eraser”, canciones inesperadas pero que fueron del agrado de todos. Aún así muchos esperaban temas como “Elevator Operator” o “I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch”.

Courtney Barnett cumplió su objetivo, dio un show espectacular, que seguramente muchos querrán repetir en su siguiente visita. Demostró que tiene las armas e hizo lo necesario para ganarse al público mexicano, así como darle una noche increíble a sus seguidoras. El público es quien decide a sus nuevos ídolos, pero estoy seguro de que la australiana se ha convertido en esa figura especial de la escena independiente.

No es una revista, es un movimiento.