133013
Lollapalooza 2018: Día 2

Lollapalooza 2018: Día 2

Diego
Campuzano

04/Ago/2018

Si el día 1 de Lollapalooza nos sorprendió, el día 2 nos dejó boquiabiertos por la talla de los actos en vivo que se presentaron.

Desde la entrada al festival lo pudimos sentir, los accesos estaban repletos de personas, tanto así que tomó prácticamente unos 20 minutos solo entrar al festival, por suerte llegamos a tiempo a ver a Parquet Courts. El grupo neoyorquino empezó su presentación en vivo a las 14:45 H, los guitarrazos despertaron a una audiencia fastidiada por el calor. Con la canción "Total Football" de su reciente placa, el grupo puso a saltar al escenario Bud Light con sus insistentes ritmos y letras repetitivas. Curiosamente hubo una falla técnica empezada la segunda canción, la guitarra de Austin Brown dejó de sonar y el grupo tuvo que aplazar/improvisar durante unos cinco minutos seguidos (hasta en los festivales con mayor rango de calidad pasa), pero fue un contratiempo que pasó completamente desapercibido. La presencia de la agrupación es un tanto caricaturesca, ya que bromean con el público burlándose de él, por ejemplo, el cantante destacó que se sentía muy orgulloso de tocar ante una audiencia tan confundida y asqueada por su música, ya que se trataba de fans que guardaban un buen lugar para el show de Post Malone. Sus argumentos musicales tomaron nuestra atención durante todo su set, por más que queríamos irnos, cada canción tenía algo nuevo que ofrecernos, el momento clave de su presentación fue cuando presentaron a Diego, un percusionista que les ayudó  a poner en escena la canción: “Wide Awake”, una canción con ritmos tropicales y una pegajosa línea de bajo, con influencias muy David Byrnescas.

Posteriormente nos movimos al Grant Stage con tiempo para tener un buen lugar para ver al chico floreado, mejor conocido como Tyler, The Creator, a las 16:30 H. el rapero convocó a una gran cantidad de gente para su presentación. Con "Where This Flower Blooms" salió corriendo al escenario Tyler, The Creator en la parte superior del escenario, que estaba dividido por lo que parecía una base construida por pantallas gigantes. La expectativa era alta y el rapero respondió bailando y saltando como es costumbre, hacía caras y gestos mientras cantaba sus canciones, cosa que hacía al público saltar y hacer mosh pits. Con canciones como "Tamale" y "Who Dat Boy" el público se violentó y comenzó mosh pits gigantes y peligrosos, la gente se empujaba  y caía en la tierra, una experiencia gratificante para aquellos que les gustan las emociones extremas.

Caminamos rumbo al escenario American Eagle, donde los amantes del rock clásico se estaban juntando, era el turno de Greta Van Fleet. El grupo proveniente de Michigan nos tomó por sorpresa, ya que convocó a una gran cantidad de público, quienes estaban genuinamente emocionados. La agrupación con lo que yo llamaría una mezcla entre el sonido de AC/DC y Guns N' Roses, fue coreada durante todo su set, que únicamente duró siete canciones por la longitud de estas.

En medio de los guitarrazos nos movimos al escenario Bud Light de nuevo, donde sonaba a lo lejos Post Malone, digo a lo lejos porque el rapero abarrotó el escenario, si buscabas moverte era prácticamente imposible. Mientras caía el atardecer sonaban por todo el escenario canciones de su álbum Beerbongs & Bentleys como: "Better Now" y "Psycho".

Regresamos al escenario American Eagle para presenciar a Brockhampton, la autoproclamada mejor boyband desde One Direction, el colectivo de rap empezó su set con "1998 Truman", canción agresiva que elevó a cada ser que pisó el escenario. Con 13 canciones el grupo logró conectar con su audiencia, que en su mayoría eran jóvenes, este grupo parece ser la nueva promesa del rap, la originalidad de sus beats y trabajo duro los ha catapultado en no más de un año de haber sacado tres álbumes seguidos y a pesar de la salida de Ameer. Los jóvenes coreaban a todo pulmón mientras caían gotas de sudor de su cara por el calor agobiante de la ciudad de Chicago, cerraron su presentación con la canción "Boogie", una de sus canciones con un beat lunático y divertido.

Terminamos el día con The National, uno de los sets más emotivos del día, al igual que el más intenso del día, su energía expirada era una de melancolía total. Con canciones como "Bloodbuzz Ohio", "Afraid of Everyone" y "Terrible Love" ya rumbo al final, el grupo obtuvo la atención total del diminuto (a comparación de los demás actos presenciado previamente) público que se dio una vuelta para verlos.

Rumbo a la salida pudimos alcanzar a ver las últimas canciones de Jungle, la penúltima canción fue "Busy Earnin’" (su más afamada) y bailable. Con la poca energía en nuestros huesos, dimos los últimos pasos de la noche y cerramos la cobertura del segundo día en Lollapalooza.

FOTO:

Diego
Campuzano

No es una revista, es un movimiento.