Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

184064
Born to Be Wild! Mujeres en el rock que rompieron el mandato de maternidad

Born to Be Wild! Mujeres en el rock que rompieron el mandato de maternidad

10/May/2021

Una mirada al pasado.

En la escena del rock la figura de la mujer tiene un lugar que debe ser reivindicado, si hacemos un zoom a ese pasado remoto podemos observar que las mujeres fueron quienes revolucionaron la historia del rock, teniendo como claro ejemplo a la pianista y cantante Mamie Smith quién grabó la primer pieza de blues de la historia, estamos hablando del 10 de agosto de 1920, dos días después de la aprobación de la decimonovena enmienda que garantizaba el Derecho al voto de las mujeres en Estados Unidos; dos años más tarde en un escenario completamente opuesto en México, con el propósito de frenar una campaña emergente que estaba cobrando fuerza en el sur del país y que promovía el Derecho al voto de las mujeres, el control de la natalidad y el divorcio, tachándola como “una campaña suicida y criminal contra la maternidad” los Directivos de un famoso periódico apoyados por la iglesia y el Gobierno promovieron la instauración (casi obligada) del 10 de mayo como Día de las Madres en oposición a dichas iniciativas de liberación en favor de las mujeres.

Hablar de la historia del rock es también enunciar las opresiones que nos han atravesado por perfomar un cuerpo bio asignado y percibido como mujer, debido a lo anterior en esta entrega visibilizaremos a algunas mujeres y personas gestantes que han  transgredido las normas de maternidad hegemónica y aquellas que han desmontado la ecuación del binomio: Mujer = Madre.

Las “Malas Madres”

La maternidad se ha construido como un destino casi obligado a quienes hemos sido bio asignadas como mujeres al grado de dar por hecho que la figura social que es percibida como “madre” es la que debe ser quién cría y cuide de los hijos, es así como grandes cantantes y compositoras tuvieron que pausar sus carreras para dedicarse a maternar, tal es el caso de la pionera del rockabilly Wanda Jackson, reconocida también por ser la primer mujer en grabar un disco de rock and roll y por ser una gran influencia para Elvis Presley, seguida de la talentosísima Barbara Lynn, quién ha sido covereada por múltiples interpretes entre ellos Otis Redding, The Rolling Stones y Aretha Franklin a quién resulta imperativo mencionar en este artículo debido a su controversial historia de la que se derivan una serie de mitos alrededor de su maternidad infantil a los 13 años y después como adolescente a los 15, no se sabe si la cantautora tuvo siquiera la opción de decidir si continuar o no con sus embarazos, porque el acceso al aborto simplemente no era una opción en aquella época o si fue por convicción propia debido a sus arraigadas raíces religiosas, sin embargo la reina de soul estaba convencida de seguir su sueño de convertirse en cantante profesional, y es así como decide abandonar sus estudios de preparatoria para dedicarse de lleno a su carrera musical, dejando a su abuela y a su hermana como responsables de la crianza de sus dos hijos.

And sometimes there'll be sorrow…

("Little Green", Joni Mitchell)

A la edad de 21 años sin dinero, sin trabajo, sin un techo y con el temor del estigma social que implica un embarazo fuera del matrimonio, una de las cantantes más prominentes del folk rock Joni Mitchell, decide dar en adopción a su hija recién nacida, describiendo su experiencia en palabras propias: “Yo era un criminal, una mujer caída, era como si hubiera matado a alguien”...  incapaz de hablar sobre su situación decide ahogar su agonía en su música y empezó a componer piezas que jamás imaginó que la convertirían en una de las más grandes cantautoras de todos los tiempos siendo influencia de grandes artistas como Bob Dylan, Prince, Annie Lennox y Björk por mencionar algunos.

Una madre infeliz no cría a un niño feliz”, declaró años más tarde la autora de “Big Yellow Taxi”.

En el mismo escenario podemos encontrar a una joven Patti Smith, nacida en el seno de una familia de clase media baja de Nueva Jersey en una pequeña casa sostenida por su padre quién trabajaba en una fábrica y su madre que era mesera de tiempo completo y que además se encargaba de la crianza de sus hijos más pequeños, la futura “Madrina del Punk” a la edad de 20 años sin los recursos para sostener a su primogénita, decidió dar en adopción a una niña nacida en la primavera de 1965. Los padres de Smith la ingresaron en una estancia temporal durante su embarazo para poder acceder al programa de adopción y aunque el tema sigue siendo algo que Patti Smith no aborda por completo la cantante hace una consistente reflexión al respecto: “Esa es una gran decisión para cualquier persona, especialmente una persona joven, no fue un sacrificio, y tampoco una decisión que tomé a la ligera, no tenía la estabilidad emocional o financiera, ni siquiera el motivo, ni nada de lo que se necesitaba para criar a un hijo”, en ese momento de su vida Patti tuvo un momento de claridad y sintió el llamado de su verdadera vocación como artista: “Por un breve momento me sentí morir, y con la misma rapidez supe que todo estaría bien", describió en su autobiografía Just Kids.

Un abrumador llamado de vocación eclipsó mis temores, yo sería un artista”, concluyó. Tres meses después de parir Patti Smith decidió mudarse a Nueva York con el dinero justo y solo un poco de ropa para comenzar su carrera artística y convertirse en uno de los más grandes íconos de la música.

No se trata de caer en el cliché de una guerra de géneros pero todo esto nos invita a reflexionar que ningún hombre ha tenido que enfrentarse a tomar la decisión de dar un hijo en adopción, dejar su carrera musical para dedicarse a la crianza o recurrir al aborto como el caso de Janis Joplin, Suzi Quatro y Stevie Nicks por mencionar algunas.

Crianzas no binarias

“Propongo un nuevo arquetipo, uno que nunca había escuchado antes: la figura de Electra Rex, que mata tanto a la madre como al padre y tiene sexo consigo misma (…) Ofrece la posibilidad de interpenetración a expensas de un útero biológico, su sexualidad es la suya. Me pregunto qué núcleo familiar surge alrededor de una madre con pene, alrededor de un padre embarazade, por ejemplo. Menciono esto porque esto ya es posible. Todos podemos acceder a Electra Rex y buscar el placer libre dentro de nuestros cuerpos mutantes, cada uno de nosotros, todos en transición del nacimiento a la muerte, inevitablemente”. (Texto extraído de una carta de la compositora y cantante Arca para su amiga íntima Björk)

My body was made this particular way

There's really nothing any obstetrician can say

Your social beliefs can just get out of my face

And my body was made… “Body Was Made”, Ezra Furman, 2015.

Si hablamos de la escena del rock y de los múltiples géneros musicales contemporáneos que de ahí se derivan, podemos afirmar que es un dispositivo en donde se construyen y se refuerzan los estereotipos sexogenéricos con todo y los códigos patriacales y la bases heterosexuales binarias que los constituyen, pese a esto no podemos ignorar que en esa misma escena es en donde se han fracturado dichos estereotipos y se han constituido y posicionado todo tipo de expresiones que hackean no solo los códigos binarios, sino la resignificación del binarismo de género o la abolición del mismo más allá del discurso estético.

Nacida en el seno de una familia judía, la cantante Ezra Furman quién hubiera considerado dedicarse a su formación rabínica de no ser porque sabía que tenía algo más que expresar con la música, con una creciente reputación en la escena indie, la cantante norteamericana que desde el inicio de su carrera ha cuestionado los roles de género enunciándose como persona no binaria, decidió comunicar el mes pasado su identificación como mujer trans y como madre: “He llegado a un acuerdo con el hecho de que soy mujer, y sí, para mí es complejo, pero es complejo ser cualquier tipo de mujer”.

Soy una mujer trans y madre. Esto es posible. Nunca soñé que fuera posible ser feliz, autorrealizarme, ser trans, estar fuera del armario y también convertirme en madre. Pero lo estoy haciendo. Porque las personas trans merecemos seguir la vida que queremos, en nuestros propios términos", concluyó.

Sobre maternar como una mujer trans Furman enunció una de las gravísimas problemáticas de vivir en un sistema heteronormado y transfóbico: la falta de referencias de crianza de familias transgénero y el pocas posibilidades de ejercer el Derecho a crecer de manera íntegra y ser feliz, y no morir en el intento.

No gestar ha resutado también una forma de subversión en la escena musical, muchas mujeres y personas gestantes rechazan esa posibilidad por el simple hecho de desmantelar la narrativa patriacal del embarazo como un destino obligado.

“We want to put up some active resistance, but we also want to have fun and do it our way”, Rosi Braidotti. Cyberfeminist with a Difference.