171469
A 25 años del ‘...And Out Come the Wolves’ de Rancid

A 25 años del ‘...And Out Come the Wolves’ de Rancid

22/Ago/2020

Rancid, el hijo desobediente que tuvo el sudoroso punk con el rítmico ska.

La historia ha mostrado que el legado musical de The Clash va más allá de las letras combativas y de tintes políticos. Su aportación también se traduce en la forma natural con la que el cuarteto logró un maridaje de géneros y estilos. Antes de ellos parecía que en el punk solo importaba la velocidad. Fue gracias a que Joe Strummer y compañía mostraron de forma masiva que los sonidos no deben estar peleados entre sí que aparecieron más personas arriesgadas que han adoptado la misma idea.

Dentro de los discípulos más avanzados se encuentra la dupla conformada por Tim Armstrong y Matt Freeman. Ambos se conocen desde la infancia cuando coincidieron en un equipo de ligas menores de béisbol y poco después asistieron a la misma escuela. Desde entonces se ha formado una de las amistades más longevas del rock que primero dio origen a Basic Radio, poco después desembocará en Operation Ivy y después en Rancid.

Ahora bien, lo que más ha distinguido a la pareja es que desde un inicio tuvo el objetivo claro de unir el hardcore-punk con el reggae y ska. Aunque hoy puede parecer algo normal, en su momento fue algo revolucionario que no todos aprobaron.

Cuando el rock alternativo sí era alternativo

Dentro del aspecto discográfico, uno de los puntos cumbre de Rancid ocurrió el 22 de agosto de 1995 con el lanzamiento de ...And Out Come the Wolves. La tercera placa del entonces cuarteto llegó en el momento en el que la música alternativa y el punk rock se encontraban en su máximo apogeo. Al encender la televisión y ver MTV lo más probable era encontrar videos de White Zombie, The Smashing Pumpkins o Green Day.

Con respecto al conjunto surgido en California, con su material logró algo que parecía muy poco probable. De inmediato el disco fue bien recibido por los fanáticos pero también se convirtió en un éxito en ventas. Aunque la banda relativamente dejó el mundo underground, en ningún momento se le acusó de “venderse” porque simplemente su estilo e ideales siempre se han mantenido a pesar de volverse famosa.

Al igual que sus trabajos previos el disco fue editado por Epitaph Records gracias a la amistad que han mantenido con Brett Gurewitz de Bad Religion. De hecho fue él quien impulsó a Armstrong para que un par de años después fundara Hellcat Records.

La versatilidad de sonidos dentro de un mismo álbum

A lo largo de 19 canciones prevalece un furioso sonido que incita a sacudir el cuerpo contra la humanidad de otras personas. Cada una de las piezas es demasiado corta por herencia directa de Ramones, pero lo que más destaca es la variedad de estilos que se pueden escuchar en poco menos de 50 minutos. 

La abridora “Maxwell Murder” es puro punk rock con nitro para avanzar a máxima potencia aunque también se escuchan guiños al rap dentro de las voces y un bajeo con fuerte influencia de John Entwistle de The Who. Mientras que en “Roots Radical" prevalece un aura reggae y no es una casualidad que en la letra se haga referencia al músico jamaicano Jimmy Cliff.

Dentro de los sencillos que se desprendieron del LP se encuentra “Time Bomb” que inclusive entró a las listas de Billboard como parte de las canciones más populares del año. El tema se adentra en el ska-punk callejero y contiene referencias a los proyectos previos de los integrantes. Mientras que “Ruby Soho” arranca con un sampleo de "Give Me Power" de The Stingers y se ha posicionado como un himno a la hermandad y camaradería. La canción destaca por la más que obvia influencia absorbida del trabajo de Social Distortion.

Mientras algunos mantienen la idea del purismo dentro de la música, otros apelan a los cócteles sonoros porque son los que generan nuevos estilos y enriquecen el panorama. El mismo rock & roll surgió como la unión de diversas fuentes que dieron a luz a uno de los movimientos de mayor repercusión en la historia moderna de la humanidad.

No es una revista, es un movimiento.