143884
'13' de Blur cumple 20 años

'13' de Blur cumple 20 años

15/Mar/2019

El principio del final para Blur.

A finales de la década de los 90, Blur había experimentado un cambio tanto de sonido como de dinámica dentro de la banda, pasaron de ser uno de los abanderados del movimiento britpop con álbumes como Modern Life Is RubbishParklife, y The Great Escape para empezar a explorar nuevos horizontes sonoros. 

A principios del año 1998, Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree estaban pasando por una temporada llena de conflictos. Albarn había terminado la relación de siete años que llevaba con la líder de Elastica, Justine Frischmann; Graham estaba luchando contra el alcoholismo y el peso de la fama, por su parte James vivía en el mundo vacío del glamour londinense y Rowntree estaba enfrentando un divorcio doloroso. Todas esas situaciones llevaron a la banda a empezar a trabajar un material discográfico que musicalmente sanara todas esas heridas que tenían abiertas y poder exorcizar los demonios internos. 

Mientras esto ocurría, la disquera decide lanzar en febrero de ese mismo año, Bustin' + Dronin' un larga duración que solo fue editado en Japón y que era en sí una selección de temas del álbum Blur, remezclados por varios productores, entre ellos Thurston MooreMoby y William Orbit. El grupo, especialmente Damon, quedó impresionado con el trabajo que este último había realizado con “Movin’ On” y se puso en contacto con él.

Albarn estaba cada vez más interesado en nuevos sonidos y en llenar a sus nuevas canciones de atmósferas distintas que transmitiesen cómo se sentía. En ese momento no quería sonar alegre, todo lo que escribía era triste y creía que era necesario un giro dentro de la banda. Quería que Orbit fuera el productor del que debía ser el nuevo material discográfico de Blur, pero eso significaría dejar a un lado al que ya era conocido como el “quinto Blur”, Stephen Street. El resto de los integrantes estaban renuentes al cambio, no solo por la excelente labor de producción que Street había desempeñado en sus discos anteriores, si no por los lazos de amistad que les unían. Coxon se mostró especialmente temeroso al respecto.

Las sesiones de grabación.

En junio de 1998 el grupo entro a un estudio de grabación que Damon había alquilado en Ladbroke Grove, junto a su casa. Era un sencillo y pequeño cuarto que en la entrada era reconocido por el número 13, en él la banda trabajó durante tres semanas en sesiones de siete horas antes de trasladarse a los Mayfair Studios de Londres, donde estuvieron otros 15 días.

El ambiente durante las sesiones de grabación no fue el mejor. Graham bebía de forma descontrolada e interfería con el proceso creativo. A pesar de no contar con el mejor ambiente, la banda se acopló al sistema de trabajo de Orbit, basado en largas sesiones de grabación y un casi exhaustivo trabajo de edición posterior.

En palabras de Coxon. "Era una forma distinta de trabajar, salió de muchas sesiones de improvisación. Estábamos grabando todo el tiempo y hacer un disco se convirtió más en un proceso de edición. Durante semanas trabajamos en crear canciones adecuadas".

"Tender" y el tema más glorioso de 13.

El disco abre con la fabulosa "Tender", una de las canciones más emotivas, emocionantes y radicalmente buenas de la historia, fruto de la colaboración de Damon y de Graham. La canción roza literalmente el cielo gracias a la intervención del London Community Gospel Choir y sus 40 épicas y portentosas voces, que hicieron descartar la idea original de arreglar el tema con cuerdas orquestales. Es un triste canto a la esperanza tras el amor perdido, que se convierte por derecho propio en uno de los mejores momentos de la carrera de Blur.

So Give Me Coffee and TV…

Damon compuso la música, mucho más tranquila en origen y no terminaba de conseguir una letra, así que se la dio a Graham para que la escribiera. Al día siguiente, Coxon llegó con una letra sobre el café y la televisión, los dos elementos que le estaban ayudando a superar su adicción al alcohol, modificó el ritmo de la canción y nació la canción que todos conocemos.

Albarn recuerda. Cuando la escribí era más lenta, un country blues calmado. Yo realmente no podía sentir más, estaba seco, por lo que no podía terminar la letra y se la pasé a Graham. Empezamos a tocarla y nadie lograba encajar en ella, después lo intentó más rápido y consiguió el ritmo, él estaba oyendo mucho a Sonic Youth y lo intentamos un poco a su estilo. Tomamos prestado el ritmo y funcionó. Después Graham la cantó y no lo hizo muy bien. Yo le dije. ‘Eso no es suficientemente bueno’. Días más tarde él la cantó de nuevo y yo canté para completar las armonías. Ahí estaba el tema final”.

Desde el álbum anterior, Graham Coxon tuvo mayor libertad creativa, dando la posibilidad de explorar sonidos que se habían negado a tocar, influenciados por Paviment, grabaciones de menor calidad y el grunge que tanto despreciaban. Es en esta etapa en la que Coxon responde con un tema, “Coffee & TV”.

El videoclip de esta canción se convirtió en uno de los más icónicos de la historia, ¿quién no recuerda la travesía de Milky? Aquel cartón de leche que iba en busca de Coxon, que a lo largo de la trama encuentra el amor y lo pierde trágicamente hasta darse cuenta que el mundo es grande y cruel. Uno de los clásicos de Blur.

La cadenciosa y más que notable “Trimm Trabb” da comienzo al final del viaje, a partir de entonces y con este excelente tema nos preparan para una de las obras maestras de la carrera del grupo y quizás la más emocionante canción de desamor que se haya escrito desde “Layla” de Eric Clapton, la enorme “No Distance Left To Run“.

“Se acabó, no tienes que decírmelo. Espero que esta noche la pases con alguien que te haga sentir segura mientras duermes, no me mataré intentando permanecer en tu vida, no me queda camino que recorrer”.

Suena la voz quebrantada de Damon mientras Graham lo sigue con un arpegeo en la guitarra. Una maravillosa balada con una letra contundente y una melodía extremadamente triste que acompaña perfectamente.

Es en este momento donde se siente al Damon Albarn más real de toda su carrera, dejando a un lado las historias de personajes ingleses para mostrarnos la fragilidad que se puede llegar a sentir después de una ruptura amorosa.

No queda camino más que recorrer.

A pesar de que Blur sacó en 2003 Think Tank, la banda no volvió a ser la misma, durante el proceso de grabación de ese álbum, Graham Coxon saldría y decidiría retomar la fructífera carrera solista que había iniciado meses antes de grabar 13.

Aunque no todo es malo, pues este experimento serviría para que Albarn concretara la idea sonora que estaba buscando para crear a Gorillaz, pues dentro de las sesiones de grabación de este álbum se tiene registro de un tema llamado "I Got Law", que algunos años más tarde se convertiría en "Tomorrow Comes Today", uno de los clásicos de la agrupación animada.

Con todo lo que envuelve al álbum, se siente sincero y real, es un reflejo del bache emocional que todos en conjunto estaban pasando. No es el más popular pero ciertamente es el trabajo más interesante y arriesgado de Albarn, Coxon, James y Rowntree. Es un álbum es el que se nos presenta a un Blur muy distinto, no hay ni un solo tema medianamente alegre, y tanto sonidos como versos se vuelven mucho más introspectivos y reflexivos, demostrando un desbordante de melancolía y talento.

Era el principio del fin en todos los aspectos, era el final de la década y con ella se iban aquellos años gloriosos de liderar el movimiento britpop, de la rivalidad con Oasis, pero lo más importante; era el fin de la relación entre sus miembros, de la camaradería, era la última bocanada de aire para una de las agrupaciones más importantes de los noventa y que se vuelve efectivo al escuchar por completo 13.

 

No es una revista, es un movimiento.