79393
¡Felices 4 años, Plaza Condesa!

¡Felices 4 años, Plaza Condesa!

14/Sep/2015

El Plaza Condesa cumple 4 años y hacemos un repaso de algunos de sus mejores momentos.

La historia de El Plaza Condesa comenzó un 14 de septiembre con la presencia de Best Coast, pero fue unos días después cuando Caifanes logró el primer sold-out que comenzamos a apreciarlo como un espacio necesario para la música en vivo en la ciudad.

Del tenue son de Eliades Ochoa a la estridencia de Bring Me The Horizon para distinguir la fidelidad en el sonido, de una velada de apreciación y whisky con Maceo Parker, al caos y la lluvia de cerveza con Molotov para comprobar que en gustos se rompen géneros. Lugar de concilio para los extranjeros radicados en México que con la música recuerdan sus lugares de origen: coloridos saris y túnicas de la comunidad hindú escuchando a Hariprasad Chaurasia, cantos ceremoniales africanos al compás de Oumou Sangare, brasileños bailando samba con Daniela Mercury, culturas tan distantes que encontraron un lugar para ser conocidas por los escépticos y apreciadas por sus viejos escuchas.

Salsa con La 33 de Colombia, trova con Ismael Serrano, neo-medieval con Corvus Corax, maestría con Screaming Headless Torsos, incontables noches de música balkan, reggae y dub, espacio para numerosos ensambles como La Sonora Ponceña hasta solitarios DJ’s como Paul Oakenfold, luminosas tardes para hacer ejercicio en una fitness party y la oscuridad obligada para The Sisters of Mercy.

Del primer concierto de La Esfinge, al último de Austin TV; discos completos de Fobia y Jumbo, shows de alto riesgo como A77aque, la petición de Blur para hacer un warp-up antes de tocar en el Vive Latino, y según cuenta una leyenda, un frustrado show íntimo de Pearl Jam son tan solo parte de la historia. Muchos hemos encontrado en El Plaza un lugar para llenarnos de recuerdos, educar el oído y hasta vivir experiencias sensoriales como Kraftwerk en 3D. 4 años de fines de semana inolvidables, largas filas e íntimas presentaciones, lugar de encuentro y estima, un hogar para todos aquellos que vivimos de la música en vivo y al que le deparan bastantes vivencias.

No es una revista, es un movimiento.