119098
Wolf Alice — Visions Of A Life

8

Wolf Alice
Visions Of A Life

Dirty Hit / 2017

Artista(s)

Wolf Alice

Vinimos por el hype, nos quedamos por la música.

Apenas el segundo álbum de esta banda londinense y el hype se empieza a diseminar por el mundo indie, han pasado de venues íntimos a tocar arenas en Inglaterra, a la par que crecen en el ámbito artístico; Visions Of A Life es un viaje por la mente de su frontwoman Ellie Rowsell, y por los temas que se explayan en este conjunto de canciones, podemos entender que es un lugar grande. Sus ansiedades, miedos, inseguridades y recuerdos de algunas personas cercanas a ella, que han tenido que partir, habitan el mundo sonoro de Visions, flotando sobre un melancólico shoegaze o cayendo en picada al ritmo estruendoso del punk rock.

En el núcleo creativo de la banda, está sin duda la complicada personalidad de Rowsell: voluble, intensa pero desapegada, sincera con sus sentimientos, acoge su odio generalizado en “Yuk Foo”, el primer sencillo, dónde quiere chingarse a todos, literal, “I wanna fuck all the people I meet” canta en dicha canción, aunque no quedaba claro si chingar en el sentido sexual o culero, así que le preguntamos; “voy a dejar que tomes lo que quieras de las letras”, respondió, añadiendo que hay cosas que se dicen cuando uno está encolerizado que no las siente de corazón. Y después de despotricar contra el mundo pasa a una historia de amor cinemática en “Don’t Delete The Kisses”, con un final feliz tipo Hollywood porqué, como dijo Rowsell para otro medio: “Fuck it!, regresé y le puse el final que quería”.

No todo funciona bien, el tercer sencillo “Beautifully Unconventional” es medio torpe cuando la banda trata de ponerse muy poppy en esta canción que según Rowsell está basada en los personajes de Christian Slater y Winona Ryder en la película ochentera, Heathers… el video retro que hizo la banda tampoco ayudó. Y otras rolas, como “Formidable Cool”, funcionan más como un relato cuasi interesante sobre las aventuras sexuales de una chica que como algo interesante para los oídos.

“After The Zero Hour” es la canción más especial para Rowsell, según nos contó, por como simplemente emanó de su mente sin mucho esfuerzo, una delicada balada acústica que se contrapone al sonido en general abrasivo del resto del álbum. Mientras que, en lo personal, la canción homónima “Visions Of A Life”, que cierra el álbum, fue el punto alto para mí, una odisea sonora de ocho minutos que me recordó a Jefferson Airplane por alguna razón. Puede que estaba pensando en los ojazos verdes de Rowsell y de Grace Slick, puede que, simplemente, son dos bandas que patean trasero.

No es una revista, es un movimiento.