185042
Wolf Alice — Blue Weekend

9

Wolf Alice
Blue Weekend

Dirty Hit / 2021

Artista(s)

Wolf Alice

El lado poético de la vida.

“Nothing is so strange when one is in love … as the complete indifference of other people”, Virginia Woolf.

“Losing your love has been hard enough”

Ha pasado mucho tiempo, o por lo menos el suficiente para que Wolf Alice retome su rumbo dentro de la industria. Visions of a Life llegó durante el segundo semestre del 2017 cargado de dolorosos encuentros que hablaban principalmente de la pérdida de un ser querido. A diferencia de su primer larga duración, donde los sonidos eran salvajes, aventurados y hasta cierto punto sofisticados, la banda decidió inclinarse por un sonido totalmente distinto, que afortunadamente le favoreció gracias a que continuaba en la búsqueda de su premisa: encontrar el consuelo en sus melodías. El cuarteto de Londres se identifica por ser tan complejo, brillante e inesperado, por ello es que no se puede exigir algo particular para Blue Weekend, su nuevo álbum de estudio que finalmente llega vía Dirty Hit

Ellie Rowsell duró mucho tiempo guardado las pistas que componen el material ¿la razón? A veces, solo tienes que esperar a que el corazón te indique cuándo es el momento ideal para compartirlo. Antes de que comenzara la pandemia la agrupación se reunió para empezar a producir esta larga duración que refleja experiencias personales con grandes altibajos. Las canciones se sienten tan reales que es imposible no conectar con ellas al instante. La producción continuó en medio del caos mundial y pese a las circunstancias, el resultado lo definen como “una experiencia única”. En esta ocasión las melodías son tan visuales y no necesariamente porque tengan referentes a cintas, sino por las historias que cuentan y cómo las cuentan. 

“Don't call me mad”

Y entra “The Beach”; se aprecia un golpeteo y después una guitarra sutil. La pista es calma pero mantiene una atmósfera oscura que crece y se desenvuelve de una manera excepcional. Las luces están, es como esa luz al final del túnel; una especie de claridad llena de chispas radiantes. ¿Así que a esto suena suena Blue Weekend? Bueno, esto tan solo es el principio, pero firmemente puede responder a su objetivo: plantear una actitud de fin de semana en la que sí, efectivamente todo no marcha de maravilla pero es evidente que mañana vendrán cosas mejores. Por su parte en “Delicious Things” se siente un espíritu tan vivo, ese con el que la banda inició. A primera instancia pareciera que las pistas no tienen relación entre sí, pero la verdad es que todas están conectadas de alguna u otra manera. 

En “Lipstick on the Glass” hay muchas guitarras acústicas y si esto les suena diferente, déjenme decirles que así inició Wolf Alice. El disco está construido en un misticismo que es bien aceptado. La misma voz de Ellie tiene un claro oscuro brillante y se ve envuelta en sonidos que te llevan de regreso a una época en particular, los años 70. El disco suena viejo y contemporáneo. Posteriormente al escuchar “Smile” se percibe un trabajo de la banda que fácilmente podemos encontrar en su segundo LP, mantiene una esencia cruda y el bajo hace un excelente trabajo, es emocionante, caótico e inesperado. ¡Es válido mostrarte vulnerable. Es de ser humanos hacerlo!

A los 20 años uno goza, sufre y siente como nunca. La música de Wolf Alice es un claro referente a esta etapa de la vida en donde sí, hay cosas malas, pero también cosas buenas que merecen ser recordadas. “Safe from Heartbreak (If you never fall in love)” revive recuerdos en acústico, tiene un toque dramático y lleno de (des) amor. Por su parte “How Can I Make it Ok”, es una pista calma, agradable, armónica y con un toque particular de lindura. 

“Always seeking what you don't have like what you do ain't enough”

“Play The Greatest Hits” tiene mucha actitud, ritmo y se siente como un punk desafiante que anima al escucha con su juego de guitarras. Pero así como puedes mantener una gran actitud, el cambio de ritmo en “Feeling Myself” crea una atmósfera de neblina entre violines: es una pista dramática. El disco ha tenido mucho carácter de principio a fin, pero “The Last Man On Earth” lo demuestra nuevamente. 

El cierre de Blue Weekend llega con aires angelicales, es lenta, pero contundente. “No Hard Feelings” nos habla que pese a lo difícil que es perder a un amor, no hay que tener resentimientos. “The Beach II” es el cierre ideal que sirve como consuelo y confirma que efectivamente: la luz llegará el lunes. 

No es una revista, es un movimiento.