172529
PVRIS — Use Me

8

PVRIS
Use Me

Warner Records / 2020

Artista(s)

PVRIS

07/Sep/2020

Use Me: el momento de asumir la verdadera cara de PVRIS.

El tercer álbum de estudio de PVRIS tiene como portada únicamente el rostro de la vocalista Lynn Gunn, además de que ella ha sido prácticamente la única integrante de la banda de Boston en promocionar el nuevo material. Esto no es gratuito, ya que ella estuvo a cargo de prácticamente toda su realización, solo con la ayuda del productor JT Daly.

Use Me es un disco mucho más electrónico y bailable que sus antecesores, pero no por ello menos emocional ni personal. La introductoria “Gimme A Minute” arranca el disco con sonidos robóticos y es hasta su climax que las guitarras comienzan a tener un rol protagónico, “Dead Weight” le sigue como declaración de que está lista para dejar de ser pisoteada por otros (“so sick of being your giver,throwing my soul away”), así como con el gancho más pegajoso que nos ha dado PVRIS.

En “Stay Gold” Gunn canta sobre su deseo de aferrarse a los buenos recuerdos de alguien en medio de sintetizadores brillantes, bajos profundos y un ritmo festivo. “Good To Be Alive” continúa en una línea optimista sobre mantener la frente en alto a pesar de librar una batalla interna contigo mismo, en la caso de la cantante esta ha sido lidiar con enfermedades autoinmunes en los últimos años.

Gunn aprovecha al máximo sus posibilidades vocales, desde un delicado registro hasta todo un rugido como en “Old Wounds” o de vez en cuando añade efectos de distorsión agresiva. Aunque se extraña esa voz rasposa que brindaba agresividad a sus primeras canciones, no deja de tener esa cualidad visceral en estas nuevas canciones.

La triada conformada por “Death Of Me”, “Hallucinations” y “Old Wounds” ya habíamos tenido la oportunidad de escucharla el año pasado como parte del EP Hallucinations. Estas sirvieron como una probada del nuevo sonido de la banda, el cual guiado por ritmos electrónicos y sintetizadores más que hacerte sacudir la melena, te provoca ganas de bailar.

Dicen que no debes abrir viejas heridas

Apropiadamente, después de la desgarradora pero movida “Old Wounds” le sigue otro tema igualmente sobre un corazón roto, pero contrastante por su cualidad de acústico, “Loveless”. Pero es después de este que llega la canción más destacada del disco, “January Rain”, en la cual Gunn para conmover no recurre a alzar su registro vocal y a los alaridos, sino que mantiene un tono delicado constantemente y armoniza con sonidos que parecen un lamento de añoranza por aquel amor que dejó una huella difícil de borrar.

El penúltimo tema, el que da nombre al disco, cuenta con una colaboración con la rapera 070 Shake, la cual si bien no desentona con la vibra del disco, tampoco hace mucho para levantar esta canción que suena como un lado B de Ellie Goulding. “Wish You Well” busca cerrar en una nota positiva donde el rencor no prevalece ante la persona que le rompió el corazón sino todo lo contrario, le augura un buen futuro, “mejor que el que merece”.

Peso muerto sobre los hombros

A pesar de que la estética oscura, misteriosa y lúgubre de la banda y de sus videos musicales podría confundirlos con una de un sonido mucho más pesado, la verdad es que PVRIS siempre ha tenido más de pop que de rock.

Después de ser pospuesto dos veces, en medio de la pandemia y con la salida del guitarrista Alex Babinski de la agrupación por presunta conducta sexual inapropiada, Use Me llegó en medio de un huracán para la banda, pero sirvió como un álbum de desahogo y de búsqueda de superación personal por parte de Lynn Gunn, quien hasta ahora se asume como la sola mente creativa detrás de PVRIS.

Se siente como el lugar hacia donde siempre se dirigió la banda, un pop rock electrónico con potencial de hacer brincar a las multitudes –cuando vuelva a ser posible, claro está- con letras vulnerables y fácilmente identificables con su audiencia. Originalmente un trío, hoy un dúo conformado por Gunn y el bajista Brian MacDonald, PVRIS se mantiene a flote gracias al impulso creativo de su vocalista, su potente voz y su fuerte presencia como frontwoman.

No es una revista, es un movimiento.