Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

159127
Pumarosa — Devastation

8

Pumarosa
Devastation

Fiction / 2019

Artista(s)

Pumarosa

La devastación en la reinvención de Pumarosa.

Pumarosa es una banda londinense nacida como un dúo de post punk y que el tiempo hizo que se expandiera a un quinteto que encontró en las texturas electrónicas los ingredientes para renacer y abrazar el futuro. Solo que la agrupación encabezada por Isabel Munoz-Newsome no esperó una década o varios años para mutar, sino de su disco debut a su sucesor y el resultado funcionó milagrosamente.

La idea de dar un giro en el sonido es una decisión que tarde o temprano llega a cualquier artista que desea trascender el paso del tiempo y no quedar como un recuerdo. A Radiohead le llegó con el cambio del milenio, a Bowie en cada década que pasaba y así, para bien o para mal, hay quienes optan por dar ese salto arriesgado. Algunos cambios no tienen la mejor recepción de la crítica como pasa con Coldplay, pero en otras ocasiones tenemos sorpresas agradables como el After Laughter de Paramore hace dos años.

De la mano del productor John Congleton –quien ha trabajado con muchos de mis artistas alternativos favoritos de la presente década e incluso se llevó un Grammy por el homónimo de St. Vincent–, Pumarosa nos da 11 temas con influencias muy marcadas en el sonido electrónico industrial de los años 90.

Los ritmos acelerados y sonidos oscuros de la introducción “Fall Apart” inmediatamente me remiten a The Prodigy. La voz de Newsome es una mezcla entre Jehnny Beth con Siouxsie Sioux y una pizca de Björk, pero en medio de estas texturas electrónicas, pienso en Sarah Barthel de Phantogram.

Más adelante en “Lose Control”, es donde encontraría la mayor similitud con esta última agrupación. En “Factory” se suavizan pero se mantienen fieles a ese sonido “industrial espiritual” con el que se describen y suena como si Trent Reznor intentara hacer una canción de jazz.

“Heaven” es el tema más bailable del disco, un ritmo de techno frenético toma el control en medio de un mar de sintetizadores rebotadores y te hace sentir que estás en un club nocturno underground de los 90. Por su parte, “Into The Woods” es otro tema destacado aquí, quizás el más místico, oscuro y agresivo del bonche. Con una vibra aterradora y fascinante que toma de Radiohead, Massive Attack y sonidos guitarrísticos con fuzz a-la-Garbage.

Los sonidos de película de suspenso presentes en el tema anterior son retomados para “Lost In Her”, con ocho minutos de duración es el corte más largo del disco, pero no desperdicia ningún segundo con su sonido un tanto más psicodélico, sereno y con vocales fantasmales.

“Devastation” es un cierre apropiado, como la luz al final del túnel con un sonido dream pop con una influencia evidente de Kate Bush que explota en saxofones disonantes que en medio del acelerado ritmo digital me remite al Blackstar de Bowie.

El título no parece aleatorio, la devastación personal es un tema recurrente, particularmente metáforas sobre “romperse” y “pedazos” se hacen presentes a lo largo de estas canciones para representar el amor y sus vaivenes.

¿Cuándo aprenderemos a desmoronarnos? / porque en pedazos es como necesitamos estar”, reflexionan en “Fall Apart”. “I See You” suena como tu cabeza diciéndote que debes enfrentar a las personas que tratan de hundirte, siempre con la frente en alto (“antes bajaba los ojos esperando que me hiciera invisible /ahora alzo la mirada porque, ¿de qué tengo que avergonzarme?”).

“Sometimes I fuck shit up just to know that I’m breathing”, confiesan en “Lose Control” -¿conducta autodestructiva acaso?- y en “I Can Change” encontramos metáforas sobre desbaratarte por piezas como una máquina para ser la persona perfecta para otro.

Sin duda habrá quienes extrañen el sonido más guitarrístico de Pumarosa, pero para quienes abracen el cambio y estén abiertos a que sus bandas preferidas se reinventen sin sacrificar la calidad artística, Devastation es un trabajo interesante, digno sucesor de su debut, The Witch.

No es una revista, es un movimiento.