134110
Prince — Piano & A Microphone 1983

10

Prince
Piano & A Microphone 1983

Warner Records / 1983

Artista(s)

Prince

13/Sep/2018

Piano & A Microphone nos pone a redescubrir a Prince después de su muerte.

Justo en el día que habría sido su cumpleaños, los herederos del músico de Minnesota anunciaron la publicación de este disco, uno de los lanzamientos póstumos más importantes y esperados de este año, pues cuenta con grabaciones inéditas provenientes de la legendaria bóveda de archivos de Paisley Park. La relevancia de esto en parte recae en que el intérprete era uno de los artistas más celosos de su trabajo.

Los nueve temas que componen el álbum fueron tomados de un cassette que el cantante grabó de forma casera en 1983. A pesar de la forma tan rudimentaria en la que creó este material y al estar solo acompañado de un piano, se puede creer que es una especie de demo, pero es todo lo contrario, es Prince en su estado más vulnerable y crudo. Una última mirada antes de la fama mundial, antes de convertirse en ídolo.

El valor de Piano & A Microphone no solo se debe a la muerte del músico estadounidense, esto va más allá del recuerdo o la nostalgia. Es sobre la evolución de un artista.

El disco comienza con “17 Days”, tema que se creía concebido durante la grabación de Purple Rain y publicado como b side de “When The Doves Cry”. En esta versión de casi seis minutos y medio, podemos  ser testigos del talento que tenía Prince con el piano y su instintivo sentido rítmico. Se pierden los sintetizadores y las guitarras, pero no su esencia funk. Sabemos que a Prince le gustaban los tracks elaborados y muy producidos, pero aquí nos damos cuenta de que no se trataba de la cantidad de instrumentos, ni lo que se hiciera detrás de la consola, él era espectacular, alguien fuera de lo común.

Probablemente lo que todos querían escuchar cuando se reveló el tracklist de Piano & Microphone, “Purple Rain”, sencillo que marcó la carrera del interprete y que lo llevó a lugares que muchos ni siquiera se podrían imaginar. Al parecer, Prince llevaba un tiempo pensando en este tema. Aunque son solo unos segundos es algo notable, pues dista mucho de la versión original, deshaciéndose de toda la sustancia glam y concentrándose en una melodía desconsoladora. La habilidad para detonar o transmitir dolor fue uno de los grandes atributos del cantante, una cualidad que muchas veces se guardó para él.

“A Case Of You” fue una de las canciones que más llamó la atención, pues es el cover a Joni Mitchell que publicó en el álbum One Nite Alone.... Este es uno de los éxitos más importantes de la canadiense, pero Prince lo hizo suyo en 2002. Ambas versiones se centran en el piano, pero son completamente distintas, pues la sencillez presente en este material le da cierta espontaneidad al tema, al igual que le añade franqueza a las palabras del héroe de Minnesota. Pero lo que más sorprende es que desde los inicios de su carrera. Prince cargó con este sencillo y nunca lo soltó.

Uno de los adelantos de Piano & A Microphone fue “Mary Don’t You Weep”, una canción con mucha historia: la primera versión data de 1915 y la versión más conocida fue por The Caravans a mediados de la década de los 50. Pero Prince se aleja, aunque no por completo, del góspel y nos entrega un tema con un estilo de jazz y donde el músico hace muestra de su rango vocal. Este es uno de los pocos temas de larga duración y sin duda de los más impresionantes.

“Strange Relationship” tuvo difícil camino, primero fue creada durante la composición del disco 1999, pero no pasó el último corte, después fue reescrita en 1985 y otra vez en 1986, hasta que salió un año después en el álbum Sign o’ the Times. Cuando fue publicado, el sencillo presentaba varios elementos como el sitar y la flauta peruana, ahora tenemos una versión más simple y sobre todo más atemporal. Sigue siendo curioso como Prince percibía sus canciones, ya que tuvo esta pieza por tanto tiempo y se esforzó mucho en publicarla, pero no fue uno de los cortes promocionales de aquel disco.

Casi tan importante como "Purple Rain" tenemos a "International Lover", tema que le valió al cantante su primera nominación al Grammy. En aquel tiempo este sencillo destacó por su sensualidad, pero en esta versión escuchamos algo más melancólico, sin las percusiones y el funk del bajo. La letra, que debería ser seductora, adquieren un nuevo sentido, un significado de debilidad y carencia. Es sin duda una de las partes más interesantes y diferentes de Piano & A Microphone.

Por fin podemos escuchar uno de los temas inéditos con "Wednesday". De esta canción hay dos versiones, una con la voz de Prince y otra con la de Jill Jones, ya que el músico quería que ella lo cantara para una parte de la película Purple Rain. En el disco pusieron la versión de Prince, pero debido a que ambas fueron hechas el mismo día, esta parece más como una demostración del músico para que Jill lo intente. Algo curioso es que el tema lo compuso cinco días antes de crear "Father's Song", y hay cierto parecido melódico.

"Cold Coffee and Cocaine" y "Why The Butterflies" son los otros dos tracks no publicados, es preciso hablar de ambas al mismo tiempo ya que Prince las grabó simultáneamente. La primera es una canción muy enérgica, al estilo de James Brow, pero lo que más llama la atención es la voz de Prince, esta es como la de Jamie Starr, pseudónimo y alter ego del interprete, lo que puede hacernos pensar que probablemente fue escrita para el disco The Time, el cual sacó bajo ese nombre. La segunda no cuenta con las vocales de Starr, pero si mantiene esa esencia del pasado con su ritmo de blues. A punto de cerrar, este material hace a un lado lo trágico y se muestra más dinámico y con un ligero toque de decadencia.

Piano & A Microphone no solo es un disco, es una pieza histórica. Claro que se puede disfrutar y entretiene en cierto sentido, pero este álbum merece más, merece ser estudiado y bien comprendido. Con esto no quiero decir que sea un material solo para conocedores o historiadores del cantante, también el fan, el espectador común es invitado a hacer su propia investigación y sacar sus propias conclusiones, para que adquiera más que una pieza musical, una pieza didáctica.

No es una revista, es un movimiento.