109655
La importancia de Prince

La importancia de Prince

21/Abr/2017

A un año de su partida, analizamos las razones que hacen de Prince uno de esos artistas que se ven cada siglo.

El talento del cantante de Minneapolis para desarrollar ritmos y melodías, así como su virtud con los instrumentos, era algo evidente. Ha sido reconocido ampliamente por los expertos en la materia. Tanto que, cuando a Eric Clapton le preguntaban qué se sentía ser el mejor guitarrista del mundo; él, simplemente, respondía: “No sé, pregúntenle a Prince”.

En sus inicios –durante las grabaciones de sus discos–, ante la frustración causada por los músicos de sesión, el intérprete llegó a reemplazar a cada uno de ellos. Incluso, aseguraba que podía tocar cualquier cosa, –a excepción de los instrumentos de viento–.

La visón de Prince fue algo sumamente peculiar. No era, como se suele decir, alguien adelantado a su época; más bien, fue un factor de cambio, sobre todo en los años ochenta. El cantante era uno de los favoritos de la cadena MTV, por quebrantar las normas morales y raciales de ese tiempo; parecido a lo que hizo Chuck Berry.

Además, su personalidad andrógina y ostentosos vestuarios provocaron comparaciones con Little Richard y con David Bowie –en su etapa glam–. Calidad transgresora pura.

Hay muchos artistas que, a pesar de su capacidad, no obtienen el reconocimiento merecido. No es el caso de Prince. Fue postulado con 48 nominaciones y ganó más de 30 galardones. Es uno de los intérpretes más exitosos de la industria. Entre sus premios se encuentran seis American Music Awards; más de cinco Brit Awards; siete Grammys; dos Blobos de Oro; y, un Oscar, por la mejor banda sonora, Purple Rain (1984).

Puede haber opiniones divididas sobre el estilo musical en la carrera de Prince; sin embargo, es innegable el hecho de que era uno de los mejores artistas en el escenario. Algo que se demostró en su aparición en el Festival Coachella del 2008 ó su magnífica presentación en el Super Bowl XLI, la cual es considerada por los muchos como el mejor show de medio tiempo de la historia.

Estos, claro que son algunos de los motivos –pocos tal vez–, por los que hay que recordar la relevancia de este increíble personaje en la historia de la música y el rock. Sin embargo, así conmemoramos su ausencia en este mundo terrenal.

No es una revista, es un movimiento.