135723
Paul Weller — True Meanings

8

Paul Weller
True Meanings

Parlophone / 2018

Artista(s)

Paul Weller

Zoila
Antonio

02/Oct/2018

El amor a la vida hecho sinfonía.

14 álbumes solo durante su carrera solista no son poco. Eso lo sabe John William Weller, más conocido como Paul Weller. Eterno modfather, impulsó con The Jam el resurgimiento de una subcultura como es la mod, distinguida por el vestir formal y el andar en motos Vespa por toda la ciudad. Como solista, casi cada año nos sorprende con un nuevo álbum. Sus 60 años de edad no lo detiene. True Meanings, su última producción, está caracterizada por distanciarse completamente de la anterior en cuanto a sonido (A Kind Revolution), por las influencias de Neil Young en sus composiciones, por la predominancia de la guitarra acústica, y los instrumentos de cuerdas en la mayoría de canciones, lo que nos refleja el nivel de la calidad compositiva que mantiene Weller y nos demuestra lo cómodo que se siente al explorar musicalmente.

Aquí saca a relucir su más reciente traje: El de una persona experimentada que se caracteriza por su fineza y por su nivel. Con ello, el señor Weller puede (merecidamente y como se ve en la portada del disco) sentarse en ese sillón de leotardo turquesa, tomar su cigarrillo y hacer una retrospección de sí mismo, para comunicar a través de las melodías y letras el cariño que le tiene a la vida, pero en los que hay momentos de tomarse un relajo, porque los 60 años no pasan en vano, están llenos de lecciones y merecidas reflexiones que uno debe de hacer antes de proseguir, ahora más calmado y pausado.

Con “The Soul Searchers”, define el sonido del álbum desde el inicio, y eso da una buena base para el desarrollo del mismo. En esta primera canción la guitarra acústica se deja apreciar. El riff es llamativo. Nos damos cuenta que no es un artista para nada improvisado. El mensaje de la misma es esperanzador, pero te deja con la intriga de querer oír más.

Los años no pasan en vano. Esto se ve reflejado en “Glide”, segunda canción del álbum, en la cual crea versos que evocan a su juventud y a lo fuerte que puede ser la soledad cuando estamos en una etapa en la que analizamos lo vivido. La guitarra acústica sigue siendo la pieza principal de la composición. Por supuesto también hay que destacar los instrumentos de viento que aportan temple y armonía a la obra.

“Mayfly” posee un ritmo que recuerda a “Bang A Gong (Get In On)” de T. Rex, aunque con el pasar de la canción se vuelve más un “Cigarettes and Alcohol” de Oasis por los golpes de lo que parece ser un tambor (en este detalle recuerda la amistad que él mantiene con Noel Gallagher). Es el tema más rock’n’roll de True Meanings. Realmente destacamos que Weller emplee un elemento que muy pocos artistas de rock/pop usan hoy en día: Las trompetas. Les da un buen desempeño dentro de la canción. En cuanto a la letra, sigue jugando con el mensaje de “Glide”, lo cual no está mal si se ve como la segunda parte de esa canción. Por ello es acertado haber colocado a las dos consecutivamente.

“Gravity” es una canción tierna. Es de aquellas que pondrías en un salón elegante durante un acontecimiento importante y aprovecharías la ocasión para bailarla lentamente con tu pareja. “Old Castles” es una canción interesante. Nos cuenta la historia de un rey que ve cómo su mundo se va resquebrajando, pero a él no parece importarle. Él observa tranquilamente.

“What Would He Say?” refleja un mundo pesimista, en el que Weller se cuestiona, con resignación de por medio, qué pensaría o diría el otro a causa de las acciones que realizamos como seres humanos. Pero también en la canción se desprende el  autocuestionamiento, en el que ese “otro” sería él mismo. El solo de trompeta salva a la canción de no volverse monótona. “Aspects” también toma ese rumbo en cuanto a mensaje, en el buscar las respuestas que consideramos correctas al ocurrir ciertas situaciones buenas o malas que afrontamos a largo de nuestra vida.

Como octava canción está “Bowie”. Sorprendió, no solo por el nombre, sino por la letra. Es la tercera y parte final de “What Would He Say?” y “Aspects”, en los que el protagonista buscaba la razón a lo que realizó durante su vida. “Bowie” le comenta que todo es constante aprendizaje y que hay que disfrutar de ese viaje en el que no necesitas estar lejos para emprenderlo. Es una canción realmente emotiva.

La “magia” de “Bowie” dura poco, porque “Wishing Well” es la versión más lenta de la canción anterior. El trasfondo es bueno: Vive y deja vivir, pero se torna un poco repetitivo si lo ponen como siguiente canción. “Come Along” define la manera más educada y elegante, por los instrumentos que se emplean para esta canción, de persuadir a una mujer a pasar la noche con él, a pesar de que ella esté comprometida con otra persona. Lo más reflexivo y realista está en “Books”, en el que Weller alude al panorama de destrucción que producen las guerras. Sólo en esta canción usa un sitar, instrumento tradicional de la India, que calza perfectamente con el pedido de paz y tranquilidad que desea.

En “Movin On” se encuentra la fuerza que mueve a todo el álbum: El amor por la vida. El estar agradecido de vivir le provoca sensaciones, que a su vez se dirigen a una enseñanza/ aprendizaje y eso es lo que lo vuelve feliz. Esta felicidad perdura en “May Love Travel With You” como una bendición hecha canción. Esta sinfonía ha cumplido su propósito.

Weller es consciente de que no somos inmortales, por lo que el dar pase a las nuevas generaciones y disfrutar la vida al máximo de nuestros últimos años se ve reflejada en la canción “White Horses”. Aquí se destaca el uso de instrumentos de viento, así como el xilófono en la percusión, que le da un toque más enternecedor.

Quizá debamos decodificar verdaderos significados a través de las canciones de este álbum. Canciones que si bien no cuentan una historia en específico o no siguen una secuencia que las lleve a estar ordenadas, encuentran su fuerza en la primera mitad de la producción, pero no por eso se deja de disfrutar las 14 composiciones que contiene. Se rescata la presentación de una propuesta más calmada y sinfónica de lo que se esperaría, ya que el disco anterior (A Kind Revolution) suena completamente diferente a este. Más íntimo, sereno y ambicioso, nada lo detiene para que True Meanings resulte ser una oda convertida en sinfonía para dar gracias a la vida. Y lo seguirá haciendo con la calidad musical que lo identifica.

No es una revista, es un movimiento.