Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

176528
Molchat Doma — Monument

9

Molchat Doma
Monument

Sacred Bones Records / 2020

Artista(s)

Molchat Doma

Entre golpes secos contra el concreto, y estridencia que llevan a la desesperación y angustia, el post punk evolucionó.

Monument es el tercer álbum de la banda bielorrusa Molchat Doma, que ha crecido de manera inesperada gracias a las múltiples plataformas de entretenimiento sin restarle valor a su trabajo. Debido a la inesperada viralización de su tema "Судно (Борис Рыжий)", se ha relacionado a la banda con el subgénero y movimiento post punk.

Molchat Doma no toma la estafeta dentro del post punk para revivirlo en pleno 2020, sino que en sus trabajos anteriores crearon una esencia y estética que, aunque conservan los clichés de bandas como Joy Division, Bauhaus y Depeche Mode, logran combinarlas con recursos del presente y dar el siguiente paso a las bases que se fundamentaron en los 80. Ya estamos lejos de aquellos tiempos y ahí aquí está la evolución; el post punk después del post punk.

Nuestro primer contacto con Monument es la portada, con una arquitectura que se ha vuelto sello de la banda y que nos remonta a un lugar gélido, contundente y dominante, pero con el saberse triunfador después de la guerra. Con esto, nos predisponemos a la reverberación de sonidos que nos perseguirán a lo largo del camino.

Si bien, el álbum está lleno de ritmos desde el synth pop hasta new wave, hay tres momentos característicos dentro del álbum que no se pueden dejar pasar de largo: el primero, cuando suena el tema “Otonut'” el cual abre una puerta para adentramos a un nuevo mundo asemejando un acontecimiento cinematográfico, acompañada de cajas de ritmos y sintetizadores que van danzado de un lado hacia el otro, jugando con la voz que logra prolongarse gracias a los ecos. El segundo momento, aunque llega muy pronto es con “Discoteque”, el tema más pop del álbum y con la cual incita al oyente a pararse en medio de la pista luciendo sus mejores pasos bajo luces de colores, olvidando por un momento la adusta faceta de la banda.

Por último, el tema que cierra el álbum “Lubit' I Vypolnyat'” nos trasporta inmediatamente a las inmediaciones de un subterráneo en donde solo se escucha la corriente de aire y las gotas que caen, apenas perceptibles, convirtiéndolo en un lugar lúgubre y solitario. El bajo es esencial para ayudar a cerrar y unificar el trabajo.

Sin restarle importancia, el resto de las canciones podrían aparecer en distinto orden sin afectar el producto, ya que la versatilidad detona un vasto espectro de sentimientos al escucha. En “Obrechet” las notas de expulsadas por la guitarra van dando paso a un canto agónico en el que las palabras se van arrastrando hasta terminar con una ligera y casi perceptible estática. “Zvezdy” y “Leningradskiy Blues” toman vuelo con las cajas de ritmo, sintetizadores y un rasgueo de guitarra característico evocan una atmosfera de relajación

En “Ne Smeshno” el sonido se vuelve rígido y un poco más grave, resaltando una línea de bajo acompañado del desdén de los vocales que se llenan de ecos y una queja constante. “Otveta Net”, aunque con una guitarra brillosa, denota la angustia y frivolidad en la voz que apenas puede elevarse. “Udalil Tvoy Nomer”, logra inundar la atmósfera de melancolía con teclados y sintetizadores que van jugando a dominar y pelear por los sentimientos que el escucha pueda generar al prestar atención a uno u otro.

El misterio dentro de las letras, en algunas de las canciones, permanecerá. Los ritmos y sonidos que transmiten con variados cambios de velocidad nos hacen danzar, mover la cadera y los pies, o simplemente disfrutarlo en medio de la oscuridad. El discurso es importante, sobre todo conociendo el contexto actual de Bielorrusia, y eso lo podemos notar no solo es la lírica, también en la profundidad y entonación de la voz. Por el momento, nos toca disfrutar de la música y el movimiento.

El valor del disco no está enganchado en los sentimientos que el ritmo y las melodías puedan generar, sino a la evolución que el post punk está experimentando gracias a los avances tecnológicos y los movimientos sociales.

No es una revista, es un movimiento.