Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

156792
Lower Dens — The Competition

5

Lower Dens
The Competition

Ribbon Music / 2019

Artista(s)

Lower Dens

07/Sep/2019

The Competition de Lower Dens: muchas ambiciones y pocas virtudes.

Las posturas políticas en el arte son complicadas. Para que el efecto del mensaje en el consumidor sea acertado se necesita de cierta astucia y hace falta alejarse de los extremos. Ser sutil e inteligente. Lower Dens es uno de esos grupos que lo había entendido bien en sus primeros discos y que sabía que para desarrollar una serie de posturas era necesario hacerlo con cautela y con algo de maestría. Su nuevo disco, sin embargo, es todo aquello que habían evitado para triunfar.

The Competition se presenta como un manifiesto más que un producto artístico. Hace falta voltear a ver el nombre de algunas canciones para darse cuenta: “Young Republicans”, “Hand of God”, “Lucky People”; el grupo parece más preocupado por levantar la voz que por hacerlo con creatividad. Al escuchar el disco queda claro que la víscera es aquello que ganó en la batalla.

Es una colección de canciones llena de aquellos extremos que se deberían evitar. Se trata del disco más sintético de Lower Dens, sus aproximaciones al Roxy Music de los 80 no se sienten como una influencia para crear, sino como una figura a la que habrán de rendir tributo. Canciones como “Galapagos” o “Simple Life” sacrifican la construcción atenta por una inmediatez sin tacto. Y, si la música es la puerta de entrada, todo lo demás corre por el mismo camino.

Las letras de The Competition son las más agresivas que ha escrito el grupo en toda su historia, pero también las menos imaginativas. Si en las melodías iban directo al neón, en las letras el punchline no es presentado por un contexto. “Born without souls or blood or skin, We’re young republicans”, dicen en “Young Republicans” y el verso se siente más como una falta de inteligencia que como un verdadero acto de resistencia. El resto de las canciones, para la mala suerte de aquellos que lo aplauden, comparte las carencias.

Sin embargo el espíritu del grupo se deja mostrar en algunos momentos. The Competition tiene canciones que lo dejan mostrarse como el valiente experimento que solía ser. “In Your House” es una balada que parece no tener desperdicio al cerrar el disco y “I Drive” es un ejemplo de que el poder sintético de Lower Dens puede hacer cosas importantes si sus expectativas están en los lugares correctos.

En un año en el que una de las películas más exitosas se vende como una voraz crítica al estado social y político del mundo para entregar un tibio y débil ejercicio de creatividad, encontrar un disco como The Competition no parece tan extraño. Si hay algo que éste y Joker comparten son sus grandes ambiciones y sus pocas virtudes para sostenerlas. Las posturas políticas en el arte son complicadas y Lower Dens, por lo menos en este disco, ha caído en la trampa más común de todo el experimento: el no ser lo suficientemente inteligente para exponerlas.

No es una revista, es un movimiento.