Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

86753
King Charles - Gamble For A Rose

8

King Charles - Gamble For A Rose
King Charles - Gamble For A Rose

Buffalo Gang / 2016

Artista(s)

King Charles

El día que King Charles se volvió rey

Hay algo muy similar a The Black Keys y Alex Turner que define este nuevo disco de King Charles. Del primero, sustraen los ritmos de meneo. Del segundo, la poesía. Y de sí mismo, ha tocado la médula romántica en forma muy folclórica. Gamble for a rose ya es un título de picnic en un cálido sábado, chocolates en la cama y mascadas en el descapotable. La gracia es que ésta producción puede sonar muy cursi sin ser dandy ni campirana, esa imagen ya se quedó hace unos cuatro años en el baúl. Este es un disco menester en la biblioteca del brit pop moderno.

“Choke” es de esas canciones en las que cantas a la par, lloras y tratas de mover la cadera porque no sabes a qué lado tirarle más. La voz de Charles está impregnada de sentimiento, aunque varía poco en intensidad, se imprime la fuerza de una canción que busca allanar en los oídos y sacar tu lado más meloso. La guitarra hace una combinación elegante y enérgica que no peca de pesada.

Un poco más techno es la canción “Lady of the river”, que tiene un poco de pop ochentero y mucho de soundtrack adolescente. Lo bueno de este disco que puede representarse a través de esta canción, es que King Charles no necesita hacer matices desgarradores o coros pegajosos para que su voz destaque en las canciones, ya que esta se defiende a sí misma.

La mejor parte, sin duda, se la llevó “St Peter’s Gate”, que inicia con un sonido medio blues, medio country, y cierra con un coro de violines. La chispa de western que la hace única entre el resto de los sencillos. ¿He añadido que suena bastante a Mumford & Sons? Atinado, el productor de Gamble for a rose es el frontman Marcus Mumford.

Si no has escuchado ni siquiera la primera canción, y ya alucinaste que se trata de un disco corta venas, vas por el camino equivocado. Es recomendable no bañarse en él en modo aleatorio podrías perderte un final nostálgico, mucho de lo que ya es este álbum además de ser  folclórico y muy londinense. A estas alturas ya debías saberlo: ¿qué suponías con el título “apuesta por una rosa”?

No es una revista, es un movimiento.