93362
Jessy Lanza – Oh No

7

Jessy Lanza – Oh No
Jessy Lanza – Oh No

Hyperdub / 2016

Artista(s)

Jessy lanza

Las consecuencias del radón.

La historia detrás del proceso de composición de Oh No podría ser una simple anécdota curiosa, pero en el fondo resume el sonido que terminaría teniendo la segunda producción de estudio de la nativa de Hamilton, Canadá. Jessy Lanza se sentía amenazada por la contaminación que invadía la ciudad, que se llenó de anuncios que alertaban sobre la peligrosidad del radón y sus agentes cancerígenos, por lo que terminó mudándose un tiempo a la casa de Jeremy Greenspan de Junior Boys y rodeándose de plantas tropicales para limpiar el aire a su alrededor. Lamentablemente, ese encierro no solo no limpiaría el ambiente de la casa, sino que viciaría bastante el trabajo que hasta entonces había realizado Lanza.

Estrenando Pull My Hair Back, su álbum debut de 2013, la fórmula de la canadiense tomó por sorpresa a propios y extraños, entregando un pop fresco plagado de influencias que no solían utilizarse en dicho género y que terminó dándole su toque distintivo, todo aderezado con la inocencia y las vocales tímidas de una debutante que aún no ha presentado su mejor carta. Se veía venir una nueva estrella en los escaparates. Continuando con el lanzamiento de los primeros sencillos de la que sería su nueva producción, las infecciosas “It Means I Love You” y “VV Violence”, parecía que todo iba a seguir por la misma línea, pero con más explosividad y un trabajo mucho más encaminado a sacarle el mayor provecho a su particular acercamiento al pop. Sin embargo, nada terminó siendo como se esperaba.

Oh No es un disco sólido de principio a fin. Lamentablemente, en esta ocasión, eso no es algo necesariamente bueno. Desde “New Ogi”, tema que abre, el pop experimental comienza a cautivar al escucha y parece que una caja de sonidos y experiencias nuevas se está abriendo, algo que continúa con el ya conocido corte “VV Violence”. Sin embargo, a partir de ahí todo se estanca, encontrando los puntos más altos precisamente en los dos singles y en la canción que da nombre al álbum, “Oh No”. Hay experimentos bastante interesantes como “I Talk BB”, en los que la suave voz de Jessy juega con la atmósfera y te sumerge en un viaje de ensueño. Sin embargo, más que darle un extra a la placa, la aletarga en su concepción.

Teniendo influencias tan interesantes como Yukihiro Takahashi, uno de los más grandes exponentes del electropop japonés, es obvio que no nos encontraríamos con una pieza de pop común y corriente. Sin embargo, el error está, precisamente, en intentar serlo. O tal vez en no intentarlo demasiado. El cambio de dirección de un trabajo a otro denotaba esa intención, y a fin de cuentas se quedó corto en ambos procesos. El resultado es una mezcla complicada entre una artista pop vanguardista y una superestrella. Tal vez si elige uno de los dos caminos para su siguiente esfuerzo, el resultado sea mejor.

No es una revista, es un movimiento.