168021
El Shirota — Tiempos Raros

9

El Shirota
Tiempos Raros

Devil in the Woods / 2020

Artista(s)

El Shirota

La honestidad del noise: El Shirota.

Una banda significa pasión y sacrificio. Iniciar un proyecto puede ser complicado en niveles insospechados. La escala es de regular a malo y existe la posibilidad de pasarla pésimo en el intento. Aunque en México se han abierto muchas puertas y acortado varias brechas, la escena independiente siempre ha luchado por hacer las cosas ellos mismos. Viva el glorioso DIY, hay que decirlo. Para El Shirota el camino ha sido largo. Tanto así que tuvimos que esperar siete años para escuchar su debut en formato larga duración. ¿Valió la pena? Enteramente.  

Como El Shirota lo marca, Tiempos Raros es una impresionante colección de rock alternativo inspirado en los 90 que suena fresco y nuevo y deliciosamente retro. Sin duda lo es. La honestidad impuesta en cada tema es grata de escuchar, el noise suele ser muy justo. Es el único género que no me gusta encasillar porque te lleva a muchas vertientes. Tienes desde The Velvet Underground, Sonic YouthThe Jesus Lizard y hasta Swans. Desde lo más ligero hasta lo atascado, ácido y poderoso que hacen reventar las bocinas y la cabeza. Fue enfilándose y pudriéndose para destruir cualquier estética y armonía. La religión de las pedaleras y los efectos de sonido.  

Tiempos Raros está firmado por Devil In The Woods, disquera de Mike Cloward que busca darles difusión a bandas independientes, y donde también podemos encontrar a proyectos como Vaya FuturoSgt. Papers. La calidad se escucha, es un material muy bien producido y cuidado en muchos aspectos. Nada se pierde y el cuarteto siempre sale victorioso entre cada corte. La producción corre a cargo de ellos y la mezcla de David Lemus, bajista de la banda.  

El Shirota_2020
Hablando de la música, desde “No Sé Todo” sabes que la banda ha evolucionado a pasos agigantados. Sí, ya han tocado en festivales importantes como Nrmal y el Freakout en Seattle, incluso tienen una sesión en KEXP, pero les faltaba algo, atreverse a todo y soltar los dedos en las cuerdas, el LP les dio dicha libertad y al parecer, lo disfrutaron. “El Chirota” regresa al agresivo cuarteto que conocíamos, una gran línea de bajo que catapulta Tiempos Raros y hace subir el volumen en automático. Volamos por más de tres minutos en el tema instrumental.

“Más de una Vez” la escuchamos a finales del año pasado y desde ese entonces sabíamos que algo bueno venía en camino. La nostalgia del grunge es ganadora si está bien hecha. Aquí sin duda cumplió su cometido y es algo con lo que El Shirota se escucha muy cómodo. Los riffs de las guitarras hacen una gran armonía con la voz de Ignacio. Casi llegamos a la mitad y los de Chiluca nos van llevando a su ritmo, lo que vivimos en la actualidad no podría quedar más acorde con el disco. Son Tiempos Raros. Una pausa hasta aquí, deben escuchar “Más de una Vez” de nueva cuenta, tal vez el mejor tema del disco. 

“La Ciudad” trae el ritmo de nuevo para arriba, va en ascenso hasta explotar en repetidas ocasiones. El Shirota sabe hacer ruido, un sello de la casa. Es imposible dejar un tema afuera por comentar, todos tienen su toque, la banda no hizo un trabajo lineal o que sonara a lo mismo una y otra vez. “RTL” es una apuesta de más de 12 minutos que te hace vibrar. Parecería un jammin' acompañado de coros, pero va más allá. Es una canción muy bien construida que explota y se disuelve hasta entrar en la experimentación. Acierto tras acierto. 

“¿Cuánto Falta?” se pregunta El Shirota, queda atrás la distorsión en las guitarras y llega un poco de calma en la tormenta. “A Dónde Voy (Revamp)”, aunque es el penúltimo tema, sin duda auspicia el final. Otro de los extractos que la banda nos permitió escuchar antes de la salida del material en su totalidad. La escuela de los 90 está muy impregnada. La última línea de bajo me recordó mucho a Kim Deal. “El Bob Rosendo” es el remate de punk grasoso y nihilista para patear y soltar golpes en un mosh pit. Vaya que hizo que se extrañara los conciertos con mucha fuerza durante poco más de un minuto. La cerveza por los cielos, algunos aventurados que volaban entre el público y la banda en turno destrozando el lugar. Era pura magia. El futuro ahora es incierto. 

¿Qué podemos criticar de El Shirota? Son una de las apuestas nacionales más fuertes y este disco lo confirma. Directos y totalmente honestos, la agrupación encontró una fórmula para ser impredecibles y hacernos vibrar en más de una forma. ¡Únanse al ruido y revienten sus bocinas, no se van a arrepentir!  

Escucha el disco completo:

No es una revista, es un movimiento.