172934
Declan McKenna — Zeros

8

Declan McKenna
Zeros

Tomplicaded / 2020

Artista(s)

Declan McKenna

En un viaje cósmico de pop intergaláctico, Zeros sobrevuela la Tierra y nos perdemos en una extravagante onda luminosa.

Declan Mckenna regresó con el sucesor de What Do You Think About The Car?, pero estamos equivocados si queremos escuchar lo mismo. Zeros contiene nuevos aires en el que el cantante se deshace de las etiquetas que lleva cargando desde su álbum debut. No abandona los discursos políticos; habla de religión, el cambio climático, y lo mucho que ha afectado a la generación Z vivir en un mundo de redes sociales que son utilizadas para mucho más que informar y socializar. Su manera de transmitir el mensaje cambió, pero Declan es el mismo.

La producción parece abrumadora y atascada con excesos de sintetizadores, pero después de escucharlo una y otra vez, hay ocasiones en los que el frenestismo y exageración son necesarios. Podemos hablar de un mundo distópico y de aquella época setentera en la que los viajes al espacio eran lo mejor para salir, aunque fuese por un rato, de este mundo. Algunos momentos están llenos de brillos y luminosidad; en otros nos encontramos en sombras frígidas.

“You Better Believe!!!” es un gran tema para iniciar el álbum, su emotividad se va construyendo en cada parte de la canción. Después de emprender el viaje y la emoción del despegue todo se difumina con “Be An Astronaut”, ahora solo flotamos en la inmensidad del espacio, un tema clave. “The Key to Life on Earth” un tema que juguetea con los sintetizadores y nos remonta a su álbum debut.

“Beautiful Faces” es un tema pegadizo y atractivo como aquellas caras que vemos en los medios y que hacen olvidarnos de aquellos que nos rodean en la realidad. “Daniel, You’re Still a Child” con teclados y sintetizadores dignos de una exploración sonora ochentera y guitarras distorsionadas que dejan impacientado por el siguiente tema.

Como una estrella fugaz, inesperada, esperanzadora aparece “Emily”, una balada folk que se transforma para adentrarse a un sonido retro y nostálgico con las notas más agudas de un teclado, pero todo regresa a su estado natural. De la mano “Twice Your Size”, una guitarra acústica es derrocada por una guitarra brillosa y frenética, que es sus dos fases es memorable. La electrónica se apodera de Zeros en “Rapture” que cobra vida por sí mismo y conduce a una inesperada explosión. Su parecido, en ocasiones, con "Ashes To Ashes" de David Bowie, reafirma las influencias que McKenna ha tenido y que funcionan para llevarlo al lugar en el que se encuentra.

Finalmente, “Sagittarius A*” nos adelanta que el viaje está por terminar, al menos para nosotros, no sin antes visualizar el daño que hemos ocasionado al mundo. Cerrar con “Eventually, Darling” no es suficiente, pues la emoción con la que comenzó ya no se encuentra, y el retorno a la cruda realidad es inminente.

En ocasiones destacan las letras, en otras lucen los sonidos, en cada escuchada es diferente. Vemos al mundo desde otros ojos, desde otra perspectiva de la que jamás hubiéramos imaginado. El grito para unirnos al movimiento de Declan es sútil, pero siempre estará ahí, ya sea en esta dimensión o en una más lejana para alzar la voz.

No es una revista, es un movimiento.