116850
Avey Tare — Eucalyptus

8

Avey Tare
Eucalyptus

Domino / 2017

Artista(s)

Avey Tare

29/Ago/2017

Un oasis de calma entre tanto caos: Avey Tare.

"Coral Lords", una de las canciones incluidas en Eucalyptus, el nuevo disco de Avey Tare de Animal Collective en solitario, abre con un sampleo informativo sobre el propósito de los corales que se diluye poco a poco entre la calma de la atmósfera marina y la dulce voz de David Portner, misma que se fusiona con una guitarra acústica que, más que anunciar una avalancha de sonidos, es la puerta de entrada a una de esas canciones que parecen más confesiones que otra cosa.

La descripción de arriba sugiere, casi de inmediato, que se trata de una de las piezas con las que Animal Collective logró crearse un culto antes de convertirse en el fenómeno mediático de la nueva década. Y podría serlo de no haber estado firmada por Portner. Su delicadeza, así como la de otras como "Lunch Out of Order Pt. 1" o "Boat Race" en el mismo disco, conjuran las imágenes que uno dibujó alguna vez al escuchar cosas como Campfire Songs o Here Comes The Indian hace más de diez años. En una época en la que Animal Collective como conjunto arroja cada vez menos sorpresas, pareciera que sus integrantes han guardado lo mejor de su arsenal para sus carreras en solitario.

Siendo los primeros en hacerlo, Panda Bear y Avey Tare particularmente han pulido a tanto su sonido que las canciones que manufacturan parecen nacer con un certificado de origen en la mano. Por un lado están los carnavales de sampleos del primero y por el otro el impulso orgánico natural del segundo. Ambos una fuente de sorpresas y ambos un recordatorio de por qué el grupo ha sido tan exitoso. El turno, después de que el encantador Sleep Cycle de Deakin viera la luz el año pasado, es una vez más para Portner; y exhibe lo mejor de su carrera hasta el momento en él.

Eucalyptus es un paso natural en el camino de su creador. Tras escuchar los extrañísimos experimentos que alguna vez produjo al lado de Kria Brekkan y los cuadros de horror con su grupo Slasher Flicks, no sorprende que Down There haya sido un ideal preámbulo para lo que este disco representa. Eucalyptus es Avey Tare en su punto más estable: aquí hay dulces canciones como "Ms. Secret", "Jackson 5" o "Melody Unfair"; pero también hay catarsis como "DR aw one for J", "In Pieces" o "Roamer" (un bellísimo guiño al Animal Collective del Merriweather Post Pavilion). Sus diferentes rostros están representados y cada uno de ellos en su mejor perfil para ser apreciados.

Escuchar el disco, además de ser un atinado paseo para cualquier afectuoso de su grupo principal, es una especie de oasis de calma entre tanto caos alrededor. En un año en el que Arcade Fire entregó su disco con más expectativas y el menos afortunado y en un año en el que Kendrick Lamar terminó de coronarse en el mundo con un poderoso golpe para despertar, Eucalyptus se siente extrañamente oportuno: una colección de canciones que invitan a la pausa, que ofrece fábulas y confesiones y que transporta la mente a lugares remotos con paz.

Y si no, por lo menos quedará en el recuerdo como uno de los esfuerzos más puntuales para traer a la vida una época que luce cada vez más lejana. Una en donde Paw Tracks era un pozo sin fondo de dibujos retorcidos y orgánicos, en donde la paciencia era una virtud al escuchar y en donde lo sintético y lo natural se convierten en un solo adjetivo para apreciar. Una hora de música en la que vale la pena invertir.

No es una revista, es un movimiento.