Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

129820
Semana IR! 2018: Entrevista con Antibalas

Semana IR! 2018: Entrevista con Antibalas

Fiesta celestial.

Al desarrollarse musicalmente, el ser humano es como una fértil esponja que puede recopilar cuanto elemento y textura su capacidad le sea posible. Por ello tenemos una riqueza cultural tan amplia llena de artistas y bandas con influencias que no necesariamente pertenecen a su lugar de origen o que suenen de manera popular. Por esto, todo oído es un mundo. Imaginen entonces a 10 o 15 personas/mundos implementando al mismo tiempo ese collage de ideas sonoras colectivas en un escenario o estudio de grabación. Añadan toques de fuerte ideología política y una joie de vivre que los ha mantenido unidos a lo largo de tanto tiempo y tienen como resultado a Antibalas, un conjunto afamado de funk, jazz y afrobeat que ha dejado su huella tanto en bares y lounges discretos como en arenas de nivel mundial.

Con motivo del lanzamiento de su nuevo material Where the Gods Are In Peace, y su lugar en el cartel de la Semana IR! de este año, tuvimos una breve charla con Martín Perna, multiinstrumentalista y líder de facto de la agrupación.

Antibalas en realidad tuvo sus orígenes en parte gracias a México a finales de los años noventa, bajo la necesidad de proyectar todas las influencias que tenía en mi cabeza en un proyecto cultural, además de que tengo ascendencia mexicana. Anteriormente se llamaba Conjunto Antibalas y surgió por tener un nombre que simbolizara la postura política antibélica que queríamos externar en el momento. Iniciamos algunos pocos, pero con el tiempo llegamos a tener hasta 11 miembros. Solo somos algunos integrantes fijos, ya que nuestro grupo es una especie de puerta revolvente para todos nuestros amigos que deseen tocar con nosotros o como colectivo para cierta necesidad creativa o ideológica,” describió.

Perna es uno de los artistas más respetados en el entorno, habiendo colaborado con Scarlett Johansson, Baaba Maal, Angelique Kidjo y Architecture In Helsinki. Es además tallerista en universidades de prestigio, autor de libros para niños y arquitecto que trabaja con superadobe, rama que le ha permitido hacer trabajos en Austin, Texas y en Michoacán. Gracias a su conocimiento enciclopédico de muchos géneros mundiales, no le ha valido únicamente participaciones, sino genuinas amistades en el medio.

“A lo largo de los años hemos hecho muchas migas con otras bandas en el camino e intentamos colaborar con todos ellos lo más frecuente posible. Evidentemente tenemos mucha deuda a Fela Kuti y por ello, muchos de los integrantes también han tocado o interpretan canciones con su banda [Africa 70] muy seguido. Por poner un ejemplo, nuestro saxofonista a veces se va de gira con Arcade Fire, banda que admiramos muchísimo por su eclecticismo y por los riesgos que toma, y también tomamos un poco de influencia de la misma música haitiana que ellos han incorporado en sus álbumes. Además de toda la escena africana, de oriente y latinoamericana, también nos gusta tomar elementos de bandas actuales. Hemos colaborado con gente de la talla de David Byrne, Foals, St. Vincent, TV on the Radio y Medeski, Martin & Wood”, detalló.

Perna y el resto de Antibalas quizás comparten una relación más estrecha con nada más y nada menos que con Sharon Jones & the Dap-Kings. Compañeros de gira y de largas tertulias y fiestas, su complicidad ha ido más allá de meros trabajos en conjunto, al grado de externar su preocupación por el futuro de sus amigos, ahora que Jones ya dejó este mundo.

“Nosotros y los Dap-Kings ya tenemos un gran historial juntos. Cada unidad toma prestado un poco del otro, es decir, nuestra sección de metales a veces se nutre un poco del soul y funk que usualmente tocaban con Sharon y nosotros también le dábamos nuestro toque de afrobeat al estilo más vintage de los Dap-Kings. Subimos a Sharon muchas veces al escenario para tocar nuestras canciones en los tours. Desconozco actualmente cuál será el futuro de los Dap-Kings, pero siempre habrá un lugar en el estudio o el escenario para cualquiera de ellos en nuestras aventuras”, comentó.

Antibalas ya tiene cimentada una reputación como una de las orquestas más productivas y festivas debido a la calidad de sus discos y sus energéticas presentaciones en vivo. No por nada su LP Security de 2007 está en varias listas de los mejores discos de world music de los últimos años. También fueron parte de la banda en vivo de Fela!, el musical de Broadway basado en la vida del mítico músico Fela Kuti. Su regreso al estudio llegó el año pasado en la forma de Where the Gods Are In Peace, un disco más espiritual, pero no menos dinámico.

Where the Gods Are In Peace sigue mucho la línea anterior de otros materiales, pero también se siente más improvisado y diverso; más trascendental. Más que tomar parte de la herencia cultural que todos nosotros tenemos, siempre vemos hacia el futuro. Miles Davis famosamente acuñó el término ‘afrofuturismo’ cuando le preguntaban qué tipo de jazz tocaba. No creemos en un ‘tipo’ o en una corriente. El afrofuturismo significa ver hacia adelante y llegar hasta el último límite que tu creatividad y capacidad permitan, mientras vas trayendo esa corriente de jazz, o worldbeat o funk y lo exprimes todo lo que pueda. Ritmos africanos o afroamericanos, más que nada. Y tomamos mucho de esa escuela de Miles o de Fela, que nunca tenían miedo de llegar hasta el último punto de su potencial”, describió.

El próximo 7 de junio Antibalas pisará por vez primera la Ciudad de México para presentar un show que promete ir más allá del bien y el mal para ponernos a todos a zapatear como solo este ensamble puede hacerlo. ¿Cuáles son sus expectativas?

“¡Nos emociona muchísimo! Hace poco estuve tocando en Guadalajara y hemos estado en festivales como Bahidorá. Usualmente para casos como la Semana IR! preferimos realizar el show más completo y virtuoso posible, por lo cual salimos bastante caros [risas]. Como somos tantos en el escenario y queremos darle a los fans lo mejor; realmente no pedimos la gran vida o las comodidades más ostentosas, pero precisamente porque Antibalas se compone de muchas personas el hacer estos tours a veces se complica por la logística. Por eso estos recitales significan tanto para nosotros. Aprovecharé también para ver a otras bandas y a ver qué está pasando en la escena actual, ya que he andado un poco desconectado”, concluyó entusiasmado.

No es una revista, es un movimiento.