Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

39961
OMD y el segundo advenimiento

OMD y el segundo advenimiento

18/Abr/2013

“Es buen momento para ser OMD; la respuesta y entusiasmo que hemos recibido a nuestro regreso ha sido mucho mejor de lo que pudimos esperar” narra con una sonrisa Paul Humphreys, sentado junto a Andy McCluskey, los dos miembros fundadores de la icónica banda electrónica Orchestral Manouvers in the Dark, mejor conocidos como OMD.

“La música electrónica una vez más entró en auge y nos “atrevimos” a regresar evitando ser una banda de nostalgia; hacer un disco nuevo era peligroso ya que sí resultaba malo corrías el riesgo de destruir todas esas cosas bellas que decían de ti. Se hablaba de OMD como referencia y otros grupos decían que fuimos influyentes en su trabajo ¿perder eso? ¡Jamás!” enuncia McCluskey, bajista y vocalista principal.

Paul y Andy son conscientes que OMD fue una de las primeras bandas en la música que trajo la electrónica a un nivel masivo gracias a la creación de lo que hoy llamamos synthpop, junto a The Human League, Ultravox y Cabaret Voltaire, la agrupación forma parte de un inamovible punto de partida en la música británica de los 80’s.

“Quisimos primero establecernos de vuelta en la industria y definir ser relevantes por nuestro propio derecho y no por el factor de la nostalgia. Tomamos distancia de eventos ‘retro’ como giras o festivales tipo Rewind en Escocia. Puedes vivir de tu pasado sólo durante un tiempo… la gente en la industria nunca tiene suficiente: es una droga, una adicción. Hacen giras y discos pero tal vez ya no tengan nada qué decir. Es necesario tener un discurso y razón de existir”.” agrega Humphreys.

OMD regresa a nuestro país para promocionar lo que sería el doceavo álbum de este conjunto británico y el segundo desde su regreso tras casi 15 años de silencio. English Electric es sin duda un álbum que realmente ha logrado resonar en la gente y la crítica. La energía y vitalidad que tienen las canciones dan la impresión que OMD ha elocuentemente madurado, y no busca una nueva juventud gracias a su “segundo nacimiento”.

La música electrónica permanece como la más interesante ya que aún hay gente buscando reinventarla… hay buenas cosas en el glitch y dubstep pero, el dilema es que nosotros tenemos nuestro distintivo sonido, no podríamos meter a la fuerza estos otros estilos cual pastiche”  explica McCluskey quien además ser bajista y cantante, durante la pausa de OMD creara los grupos pop Atomic Kitten y The Genie Queen logrando éxito en Reino Unido

“Las bandas nuevas adoptan una postura un tanto purista con el equipo análogo y utilizan lo que nosotros hace 30 años, nosotros no dejaríamos protools por nada del mundo así que nos estamos deshaciendo del equipo viejos para venderlo a los jóvenes”. Bromea Humphreays refiriéndose a bandas como Holy Ghost!, Justice y M83 quienes trabajan con consolas análogas. “Paul incluso ha hecho pruebas de un teclado a otro. No somos puristas y no creemos sea necesario tener un Mellotrón o un Jupiter 8, muchas gracias. Somos muy felices ¿sabes por qué? Es muy pesado cargar el equipo análogo y ya estamos viejos”

De acuerdo al dueto, 9 de cada 10 canciones de OMD surgen de experimentos y sonidos más cerca a la musique concréte que al pop, pero sin pretensiones o sobre-intelectualidad, las pistas siempre terminan con píes y cabeza. No tiene sentido hacer música experimental solo por hacerla.

“Tiene que ser algo que se disfrute escuchar y una experiencia buena. La vanguardia más que música es un ‘concepto auditivo’ que tiene su relevancia, pero un concepto auditivos lo escuchas una vez y dices ‘uhm, interesante, creo que comprendo su idea ¿lo quiero volver a escuchar? No”. ríen al unísono los músicos.

No es una revista, es un movimiento.