Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

9097
La Vida Bohème: Un grito de libertad para los rebeldes e inadaptados

La Vida Bohème: Un grito de libertad para los rebeldes e inadaptados

03/Jul/2012

De estilo desenfadado y charla amena, nuestros nuevos amigos de La Vida Bohème nos platicaron de “Nuestra”, su primera producción discográfica. Originarios de Caracas, Venezuela, la banda de rock conformada por Henry (guitarra y voz); Sebastian (batería); Rafael (bajo) y Daniel (guitarra), compartieron sus polifacéticos intereses artísticos.

¿Cómo es la escena independiente en Venezuela?

“En nuestro país la escena del rock independiente es pequeñita, no hay muchas disqueras que apuesten a este género, pero afortunadamente nos ha ido muy bien con All Of the Above. Hemos logrado cosas importantes en poco tiempo, ha sido una experiencia muy grata.”

¿En qué coinciden y en qué se diferencian el público mexicano del venezolano?

“En México el público es mucho más abierto, la interacción es casi instantánea. Nos escuchan un par de minutos y, si les gusta el ritmo, se ponen a bailar de inmediato, se apropian de las canciones y de eso se trata, nos encanta que bailen y coreen nuestras canciones porque las hacemos para ellos, para que se diviertan y pasen un buen rato. En Venezuela pasa algo curioso, en los conciertos podemos ver que si bien nos escuchan, se tardan un poco más en 'hacer click' con lo que decimos y tocamos. Allá la gente no se entrega desde el primer momento, no quieren caer en la idolatría y lo respetamos. Al final la interacción se dio y eso es lo que cuenta.”

¿Cuál de las presentaciones que han hecho en México es la qué más disfrutaron?

¡Tijuana! (contestan al unísono). Fue una experiencia muy grata aunque el lugar no se prestara para nada, el sonido era pésimo porque el lugar no era apto para esto; era un table dance, el escenario tenía cadenas y tubos para las bailarinas... Tuvimos que adaptarnos de inmediato. Pasaron dos canciones y aquello era una fiesta de mierda, todos estaban bailando. Nos aceptaron casi de inmediato, a pesar de que no nos conocían. Por fortuna todo acabó en una gran fiesta a la cual nos integramos al final. Nos tomamos muchas fotos y pudimos convivir con un público único, una experiencia muy divertida.

“Gabba Gabba Hey!”,¿es un grito de fiesta, de lucha o de resistencia?

“Se trata de una expresión utilizada por The Ramones en la canción "Pinhead"; dándole un sentido de saludo entre camaradas, de esos que son señalados como inadaptados. Un saludo que sólo miembros del grupo reconocen y los hacen sentir parte de algo; de ahí lo tomamos.”

¿Podrían describir su proceso creativo?

“Todos participamos; Henry llega con una nueva idea, la platicamos en los ensayos, y empezamos a aportar, cada canción tiene su propio concepto, no hay fórmulas para poder crear canciones, empezamos a tocar cada uno. Opinamos sobre lo que podría ser el mejor camino y listo; hay días que nos atoramos, sí, pero siempre sale. Hay veces que Daniel resuelve todo con un buen riff y toma la forma final.”

La música y la política de mierda; a propósito del movimiento #132…

“Al viajar hemos visto con tristeza que en toda Latinoamérica tenemos historias parecidas: la falta de democratización de los medios, la manipulación, las grandes desigualdades y la violencia están presentes todos los días. Sí nos identificamos y simpatizamos con el movimiento, de hecho los estudiantes nos han buscado. Para nosotros es importante dar un mensaje de unidad, de no permitir a esos políticos de mierda que sólo les interesa cuidar sus propios intereses.”

¿Se puede combatir la violencia con el rock?

“Creemos que sí. Para nosotros hacer música es un acto muy personal, cuando estamos en el escenario logramos un efecto catártico, sacamos todo lo que nos duele, nos preocupa o afecta. Es una manera de poder compartir con los demás lo que sentimos y tratar de que se identifiquen. Por eso decimos que los gobiernos se tumban bailando.”

No es una revista, es un movimiento.