94393
Entrevista con Minor Victories

Entrevista con Minor Victories

Minor Victories y la magia de hacer nueva música.

Un proceso natural y lógico en la vida de músicos con cierto recorrido es buscar nuevos caminos sonoros de la mano de colegas con quienes tienen cierta afinidad, pero las suficientes diferencias, para ir hacia otro lado: así es como nacen los supergrupos. Uno de los más recientes y relevantes es Minor Victories, formado por Justin Lockey, guitarrista de Editors; su hermano y cineasta James; Rachel Goswell, vocalista de Slowdive y Stuart Braithwaite, guitarrista de Mogwai.

El principal riesgo de todo supergrupo es que el sonido sea sumamente parecido al de la banda principal de alguno de los miembros. Sin embargo, Justin piensa que esto no sucede con Minor Victories“No suena demasiado como un disco de Mogwai, o un disco de Slowdive. Creo que lo que cada quien trajo al proyecto desde sus otras bandas, es el amor y las ganas para hacer este disco… ”

Otro de los grandes peligros son las comparaciones con las agrupaciones principales de los miembros y la falta de tiempo que pudieran tener para desarrollarse por esta misma razón –cabe la pena recordar el caso de The Postal Service. Sin embargo, Justin está más que comprometido, además de que no deja a Minor Victories en un nivel inferior: “No, una banda no es mejor que otra, cada una es diferente, no podría decir eso.… Minor Victories es una banda completa y seguramente grabaremos nuevos discos… Lo más emocionante es relacionarte con nuevas personas y conocer más música, eso es lo mejor de Minor Victories, hacer música con gente diferente”.

Minor Victories_cover

Aunque los integrantes no se conocían del todo, Justin y Rachel ya habían trabajado antes en el más reciente álbum de EditorsIn Dream, del 2015 – en donde la inglesa cantó en cuatro canciones. A pesar de la previa colaboración, la forma de trabajar entre ellos fue distinta: “En el disco de Minor Victories no trabajamos en la misma habitación ni al mismo tiempo, fue a distancia, a diferencia de lo hecho con Editors, que tuvimos un intenso trabajo. No podría decir que tengo una manera favorita de trabajar, pues ambas funcionaron bien a su manera”.

Dados los antecedentes musicales de sus integrantes, fue fácil imaginar el producto que podía dar como resultado este proyecto: un sonido melancólico, triste, un tanto oscuro pero lleno de momentos iluminados, sobre todo, por la voz de Rachel. Sin embargo, para Justin la inspiración en Minor Victories llegó de otro lado y además que este disco debut es una gran sorpresa: “Cuando estás en una banda, toma mucho tiempo antes de que empiecen a grabar un disco juntos, y solo quieres hacer un disco hermoso, así que la inspiración viene de trabajar con gente nueva en diferentes sonidos… La gente ya se había hecho una imagen mental de cómo sería el sonido del disco, pero creo que muchas personas están sorprendidas por lo bien que funcionó esta unión. Estamos muy orgullosos del álbum”.

El nombre de la banda surgió del título del trabajo de una amiga de Justin llamado Missfortunes and Minor Victories. Además de que el nombre desde entonces le encantó, este considera que “el poder hacer música es una de mis pequeñas victorias en estos momentos”.

Minor Victories llega en este 2016 con una propuesta sumamente sólida, fresca y de gran calidad, cuyo debut seguramente estará en las listas de lo mejor del año a pesar de que no lograrán penetrar en el mainstream. Esto último realmente no importa, pues están acostumbrados, y saben brillar desde una posición no tan privilegiada. Escuchar a Minor Victories es, al final del día, una gran pequeña victoria.

No es una revista, es un movimiento.