Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

143707
Entrevista con Meshuggah

Entrevista con Meshuggah

Entre vinilos y serpientes.

Más de 30 años de creación musical han hecho que Meshuggah se convierta en un referente inmediato para todos aquellos adeptos al heavy metal y sus diferentes vertientes, mismos fans que a través de covers en YouTube no solo con guitarra o batería, sino con instrumentos tan diferentes como sitar o artilugios sorprendentes como dientes humanos, publican sus propias versiones de un sonido a veces impredecible pero siempre evocador.

“Cuando comenzamos a hacer música, los fans del metal en general nos decían: ¿Qué están haciendo?, ¿qué demonios está mal con ustedes?, ejecutan bien en sus instrumentos pero lo que hacen está mal, no pueden tocar así”, menciona Mårten Hagström al respecto de la opinión en general de los primeros discos de la banda que se jacta, y también de cierta forma irónica, se disculpa por inventar el subgénero conocido como djent.

“La mejor razón para ir a un show de Meshuggah es si quieres tener un mindfuck”, y en efecto, el accionar en directo del quinteto originario de Suecia es como presenciar el ataque de un nido de ametralladoras, una auténtica masacre, un devaneo de serpientes que se atacan entre riffs agudos y ritmos frenéticos, y la voz rasposa e hiriente que nos condena a escupir la euforia que traemos dentro.

En espera del regreso de la agrupación a México y de emprender un tour por Norteamérica acompañados por The Black Dhalia Murder, Mårten denota la elección de esta banda para ser sus teloneros. “Nos gusta su modernidad y frescura a la par de tener un fanbase sólido”.  En años recientes, las grandes cabezas del metal han unido fuerzas con diferentes bandas para emprender largos caminos, como el ejemplo del tour de despedida de Slayer, al cual Mårten le hubiera gustado pertenecer. “Personalmente me hubiera gustado salir de tour con bandas con las que crecí como Rush o Voivod, pero el verdadero sueño irrealizable sería tocar con Led Zeppelin o Mr. Bungle”.

Para una persona que colecciona vinilos desde viejos tiempos y hasta la fecha, Mårten refiere que los servicios de streaming vinieron a cambiar el juego al respecto del consumo de música. En su opinión, cualquier medio que funcione para la creación o difusión del arte crea nuevas oportunidades para que existan nuevas bandas y propuestas innovadoras. “Cualquiera que sea mi idea al respecto de las nuevas tecnologías, sea buena o mala, no le quitará su valor como herramientas de creación”.

Meshuggah se encuentra en el proceso creativo para la maquila de su próximo álbum, justo el mes de diciembre pasado cada integrante de la banda en lo particular comenzó a plasmar algunas ideas que esperan pronto tener una forma definitiva. “Después de nuestro actual tour nos daremos un par de semanas de descanso en el verano y comenzaremos a escribir canciones”.

“Cuando no estoy de gira o escribiendo canciones me gusta quedarme en casa y escuchar música alejada del metal, como pop electrónico, hip hop o música clásica, a veces necesitas alejarte un poco de lo que tocas para buscar nueva inspiración”. Cuando era niño, Mårten escuchaba tonadas infantiles clásicas en el radio, pero a la edad de siete años, un disco de Electric Light Orchestra llegó a sus manos como regalo de su madre, y a partir de ese momento, su visión de la vida cambiaría para siempre. “Fue un gran viaje emocional que me hizo comprender que la música es lo mejor que existe”.

El año 2013 enmarcó la primera visita de la banda a nuestro país y el año 2016 la última vez que fuimos víctimas de su agresividad sónica. Sin embargo, a inicios de mayo podremos volver a disfrutar de una gran experiencia en directo en su presentación en el festival Domination donde promete ofrecer un mejor show que en ocasiones anteriores. “La primera vez que visitamos México fue asombroso: fans apasionados, un gran país y la mejor comida, y para mi personalmente, cuando me viene a la mente su país, pienso en las diferentes especies de serpientes que puedes encontrar allá, de hecho tengo algunos ejemplares mexicanos en mi colección”.

No es una revista, es un movimiento.