192452
Entrevista con Kenny y Los Eléctricos

Entrevista con Kenny y Los Eléctricos

Cuando la perseverancia y disciplina construyen carreras.

A una artista como Kenny Avilés no se le necesita dar demasiada presentación. Su sola presencia es sinónimo de irreverencia, buen humor y una voz que, con los años, se pone cada vez mejor. Desde el año pasado, a causa de la pandemia, decidió iniciar transmisiones con Edgar Carrum, su pareja de los últimos años, a través de Facebook, en las que cuentan historias, platican con su audiencia y ayudan a otras personas en situación difícil.

Un año más tarde esta sencilla acción rinde frutos con Su Majestad, un nuevo vinilo de colección que recoge los éxitos más grandes de su carrera y algunas preferidas por la interprete. Desde la portada, las canciones y la maquila todo está hecho entre amigos, en un ejercicio que prueba que no hay nadie más resiliente que la precursora del rock mexicano.

Decían que no podía vivir ni de cantar cabrón, yo llevo 40 años viviendo de cantar y nunca lo he hecho en camiones, pero sí me subiría. Yo ahora con la pandemia dije ‘no pues igual me va a tocar subirme al metro, o al camión’, pero nunca me rindo”.

Y es esa constancia la que ha hecho que la carrera de Kenny y Los Eléctricos, permanezca, con 15 discos bajo el brazo y en esta última etapa de su vida todo de manera independiente, la también compositora celebra que ahora su esfuerzo y dedicación le deja muchas más ganancias que bajo el mando de las compañías de discos, incluso se atreve a decir que este es el camino a seguir en el futuro, pues sólo así el artista obtendrá las ganancias que merece.

Hoy en día los artistas no dependen de una disquera. Por ejemplo, yo tengo años sin una, y sigo haciendo discos. Yo soy mi propio negocio, gracias a las redes sociales puedo hacer eso, sin ellas me llevaría la chingada. Si no me pela TV Azteca o Televisa ya valí madre ¡No, chinguen a su madre todas las televisoras!, yo puedo hacer mi negocio sola, que es lo que hago".

Para este nuevo trabajo, maquilado en Republica Checa y con una portada elaborada por uno de sus fans, el artista Héctor Pérez, y con colaboraciones que van desde Daniel Gutiérrez (La Gusana Ciega) pasando por José Manuel Aguilera (La Barranca), Ismael (Los Daniels) y Sax de La Maldita Vecindad en lo que es prácticamente una de sus últimas grabaciones antes de fallecer este año. Todos ellos una variada muestra de la influencia que Kenny ha logrado con el paso del tiempo, pese a permanecer bajo el manto underground, aunque para ella es un asunto más de amistad, una excusa para reunirse entre amigos.

Amistad más que nada y que yo los admiro, si no me gusta para que los voy a invitar, cómo Daniel de la gusana ciega, que para mí canta muy chido. Me hubiera encantando Hugo de Azul Violeta. pero él vive en Guadalajara y se complicaba en ese mes él no podía, pero si me tiene que gustar primero a mí, y que haya esa amistad, que se sienta natural”.

Además de este vinilo y del box set Mágica Sensación (grabación en vivo de covers y éxitos en vivo) Kenny se estrena en el mundo de las bebidas con el mezcal Tengo Roto el Corazón, otro de los esfuerzos logrados con el apoyo de sus fans y que es la antesala para lo que se viene en cuanto acabe la pandemia: reencontrarse con sus fans, viejos y nuevos que a partir de las redes sociales se han reencontrado con su artista.

“Ha sido (una conexión) poco a poco, por ejemplo, El Club de las Chupimamis, las que tenemos en live, muchas nunca nos han visto en vivo, creían que solo existía por 'Me Quieres Cotorrear' y 'No Huyas De Mi'. Hoy en día gracias a las redes sociales, nos ubican por más canciones, tengo 15 discos, no nomás tengo uno o dos. Ellas no sabían de nosotros, claro la mayoría ya son señoras de 30 a 50 años… pero se quedaron porque la gente creyó en mí, esta es de a de veras, no es plástica".

Parecería trillado al escucharlo, pero es cierto que para Kenny y su banda la constancia y la disciplina para mantenerse dentro de este negocio de manera independiente, es innegable pese a las dificultados que ello representa. Aún así, la interprete continua y hasta el día de hoy nadie se ha atrevido a preguntarle por un posible retiro, así que todavía hay Kenny para rato. Finalmente, con sus años de experiencia, Kenny le envió un mensaje a las nuevas generaciones y, a las que ya llevan “camino recorrido”, el consejo es el mismo.

No te rindas, cree en ti, siempre hay altas y bajas, pero no nada más es en la música, en todo. Cómo en un escritor, pintor, o si  eres secretaria de un cabrón, no te rindas, da lo mejor de ti siempre”.

No es una revista, es un movimiento.