121069
HIPNOSIS 2017: Entrevista con Death Valley Girls

HIPNOSIS 2017: Entrevista con Death Valley Girls

Del Valle de la Muerte a la Ciudad de México sin escalas.

Bonnie Bloomgarden podría ser tu mejor amiga; es efusiva, alegre y chistosa. Es apasionada por la música, conocer personas, y sus otros temas de interés: las conspiraciones, el cine de terror, y en general, cualquier cosa dark. Diría que es la risueña brujita del garage rock, pero hoy en día, uno no sabe en qué tipo de problemas se puede meter por andarle diciendo bruja a una mujer, aunque sea de manera afectuosa…así que no lo haré. La banda de Bonnie, Death Valley Girls, estará presentando su ríspida versión del garage el próximo 9 de diciembre en el festival HIPNOSIS, y será la primera vez que estarán en México, como banda.

“Fui al festival Corona Capital en la Ciudad de México porque un amigo estaba tocando, la emoción y la energía de la gente era increíble, ya queremos estar en esa energía, creo que va a ser el festival más divertido, el mejor show que hemos dado, y sabes, conocimos a algunas de las bandas en el Desert Daze y fueron super amables con nosotros, hemos estado en contacto con ellos, con preguntas y cosas así”, dijo Bonnie.

¿Quién era tu amigo del cartel del Corona?

“(Risas) el baterista de Dinosaur Jr., pero no tienes que mencionar esa parte…o bueno si, que importa”, respondió.

Death Valley Girls emergió en Los Ángeles en el 2013 dentro de una nutrida escena de garage y psych. “Hay muchas bandas buenísimas, como los Schitzophonics, CAT Scan; ah, y Frankie & the Witchfingers, ellos son buenísimos, oh man!, deben llevarlos para allá (México) pronto, son muy buenos”, dijo Bloomgarden sobre sus contemporáneos en L.A. En el 2014 grabaron su debut, Street Venom, un esfuerzo corto pero conciso de solo 30 minutos sobre lo que es la esencia de la banda: garage sin adornos; un tipo de hard rock antes de Sabbath, antes de Zeppelin, antes de tanto mamaseo, básicamente como si estuviéramos hablando de una banda de 1969.

“Tocando en vivo y estar de gira es lo que me emociona más; un álbum, es cómo que no es para ti, es para las demás personas, pero tocar en vivo y simplemente poder compartir la energía con las personas, sabes?, poder hablar con la gente sobre sus historias sobrenaturales, eso no lo puedes hacer en el estudio (risas). El estudio es un lugar raro, es como una experiencia psíquica, es muy cansado”, me dijo Bonnie.

Bloomgarden, el guitarrista Peter Schemel (hermano de Patty Schemel, legendaria baterista de Hole, despedida durante las grabaciones de Celebrity Skin…pero esa es otra historia), la bajista “Pickle”, y la nueva baterista Laura Harris, a quien reclutaron del grupo Ex Hex, después que “The Kid” tuvo que salir del grupo (“ella se fue a hacer moda”, dijo Bonnie al respecto); son los que andan promoviendo el reciente álbum, Glow in the Dark. Un conjunto de canciones que presenta un sonido más experimental que el debut, más pop quizás.

Pregunta cliché, ¿cuál es tu canción favorita del álbum y porqué?

“Oh man!, em…”, respondió.

¿Te digo la mía para empezar?... "Seis Seis Seis". Es rústica y salvaje, tiene una guitarra a la mitad bien loca, como si la hubieran soltado de una correa. ¿Y la tuya?

“Pues si esa es la tuya, entonces es la mía también (risas)”, contestó.

Claro que no…

“No lo se, si es diferente. Pero una que me gusta escuchar si estoy atrapada en el tráfico y si traigo el CD, es escuchar ‘Pink Radiation’, no tienes la menor idea de donde salió, es ‘The Kid’ en las vocales, son puras mentiras las que inventamos, nos dijimos ‘holy smokes!, de donde salió eso?’; fue muy raro, esa fue una experiencia muy rara, aparte de que dura mucho la canción”, comentó Bloomgarden.

“Nosotros creemos que todas las canciones ya existen en el espacio exterior, nos encuentran en momentos diferentes, como que a veces llega toda la letra, entra en mi meeeente (alarga la palabra para darle un efecto cósmico), o llega toda la música, o a veces solo fragmentos de una cosa. No parece que vengan de nosotros mismos, vienen de otro lugar, no sabemos exactamente de donde, pero es un proceso espiritual más que nada”, continuó.

Después de darle una repasada al contenido musical, me preparé para entrarle a lo bueno de la entrevista: ¡conspiraciones y películas de terror!…cuando me avisaron que el tiempo había terminado. Una pena, pero ahí estaremos en primera fila, en el Deportivo Lomas Altas, viendo a Bonnie y los chicos, con el rímel corrido y el pentagonal satánico en sus frentes, moviendo a la raza cual ritual pagano roquero, en lo que será la primera edición de HIPNOSIS.

No es una revista, es un movimiento.