149038
Semana IR! 2019: Atari Teenage Riot + Hong Kong Blood Opera

Semana IR! 2019: Atari Teenage Riot + Hong Kong Blood Opera

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Foro Indie Rocks!

Artista(s)

La Semana IR! ha empezado.

Todos los dioses locos nos han bendecido dándole vida para rato y un aniversario más a este medio que es más un movimiento que una simple revista… Y para celebrar un año más de vida les traemos una semana de pura música con diferentes sonidos, diferentes vibraciones y diferentes sensaciones… Aquí hay para todos.

En esta, nuestra primera fecha, el inicio de la semana, les tenemos música subversiva, letras insurrectas y energía poderosa para seguir la revolución contra las nuevas, y viejas, olas de fascismo que no pretenden detenerse ni para tomar aire, pero nosotros tampoco. La semana empieza con HONG KONG BLOOD OPERA y ¡ATARI TEENAGE RIOT!

Preparando el terreno para Atari Teenage Riot

Hong Kong Blood Opera sale con una canción horrible de Creed, “With Arms Wide Open” o una de esas bandas que suenan a Pearl Jam, dejándola sonar hasta el final y saludan al público como grandes súper estrellas.

No dudo que tengan un gran base de fans aferrados que los aman y los adoran, pero con un montón de ciber punks adoradores del industrial, fanáticos de Atari Teenage Riot la cosa es diferente cuando no reciben el saludo de vuelta.

Mientras se retuercen en el escenario en posiciones visualmente extrañas, agitan sus instrumentos lado a lado y revientan las bocinas con garrasposos alaridos, logran que algunas cabezas con cortes excéntricos y cabellos de colores se mueven de atrás hacia delante.

Corto, estridente y enérgico en cada segundo, logran crear un pequeño circle pit que termina en una pelea violenta llena de sangre. Seguro alguien no entiende las reglas del juego y creyó que un empujón fue una ofensa directa para llegar a los golpes de verdad, terminando con la ceja abierta.

“Que las ganas de luchar nunca se detengan”, Alec Empire.

Son los sonidos reales de disturbios, marchas y manifestaciones digitalmente distorsionadas con los controles de volumen hasta el tope los que inician la devastación. Con puños arriba, abriendo los brazos y amedrentando con saludos, Alec Empire da la bienvenida a su público a un concierto de Atari Teenage Riot.

Que diferencia de recibimiento, muy al contrario de lo que ocurrió con Hong Kong Blood Opera, el público demuestra su extrema excitación al ver a Nic Endo y a Alec caminando sobre el escenario. Los gritos, los aplausos y los chiflidos son exactamente igual de irritantes y potentes que los beats saliendo de las consolas de los alemanes.

“Reset”, “No Remorse (I Wanna Die)”, “Activate”, “Revolution Action”, entre otros grandes títulos de su cancionero salen a desquiciar a su público, quienes en perfecta armonía siguen las reglas del circle pit, tal como debe ser, y presentan sus movimientos más violentos en hermandad.

Arriba del escenario, Nic Endo y Alec Empire, dejan de tirar sus mejores golpes al aire para admirar la devastación que orgullosamente han creado. Abajo: los empujones, los gritos y los puños se dirigen hacia el escenario. Los de abajo son un espectáculo para los de arriba y los de arriba son un espectáculo para los de abajo, un ganar-ganar de catarsis.

El mero día del show se dio a conocer que el concierto fue un total sold out y era de esperarse, porque al momento de llegar al Foro Indie Rocks! se podía ver la larga fila de cabezas rapadas, playeras de Skinny Puppy y otras bandas del estilo, pelos pintados y botas con casquillo, comprando su boleto y esperando a entrar.

Hay que estar conscientes que el público perteneciente a este nicho oscuro, es el tipo de público que compra su boleto el mero día y eso es lo que termina espantando a gran parte de las promotoras. No hay por qué cancelar show así nomás, estos conciertos sí se venden… solo hay que esperar y pueden ser sold out, como este.

El concierto fue una masacre y baile frenético, una tormenta catártica de puro sudor, con una duración de un poco más de hora y media. Muchos salimos aturdidos, pero muy satisfechos de haber vivido algo tan poderoso… y seguro terminamos con alguna lesión un tanto grave en los tímpanos.

No te pierdas el Día 2 con Lee Fields & The Expressions + Orestes Gómez

No es una revista, es un movimiento.