22174
Coachella 2013 Día 1: Un poco de gloria

Coachella 2013 Día 1: Un poco de gloria

Cynthia
Flores

11/Abr/2013

Indie Rocks! fue testigo del primer fin de semana del Coachella Music & Arts Festival 2013 y he aquí nuestro testimonio:

El camino por el que había que pasar para llegar a uno de los puntos principales de reunión del Coachella Music & Arts Festival 2013, estaba rodeado de palmeras y de jóvenes con pocas prendas: mujeres con short shorts, en traje de baño; hombres con unos simples calzoncillos y gorros peludos con forma de cara de animales. Ya ahí, se instaló uno de los miembros legítimos de la fauna del festival: un caracol gigante que pretendía desplazarse con su brillo durante toda la noche.

Ubicada en el espacio, la banda de Minneapolis fue la primera presa del escenario Gobi (escenario que llevaba un gran retraso): Poliça, cuya vocalista (Channy Leaneagh) rememora a Dolores O' Riordan por tres cosas: fisonomía, corte de pelo y movimientos corporales. Su voz dista de la comparación recién mencionada pues la capas de sonidos no permite distinguir la esencia de su tono de voz. Esta propuesta de electrónica y R&B  salió al escenario para interpretar temas de su álbum Give You the Ghost sin tanta gloria; el show resultó plano.

Una tela blanca con el nombre de la banda en color negro era lo que anunciaba la presentación de Divine Fits en el Outdoor Theatre. Desfasados en el horario, los cuatro jóvenes con playeras negras iniciaron con "Neopolitans", canción en la que no dejó de sonar una misma nota por parte del teclado durante casi 5 minutos. Después rompieron con la guitarra y dieron paso a "Baby Get Worse". Antes de continuar con su tercera canción, decidieron interactuar con la gente: " We are Divine Fits and this is not a beautiful day". Al mismo tiempo aún continuaba el show de Johnny Marr, con un miniset de The Smiths que a muchos tuvo coreando durante los últimos minutos de su presentación con canciones como: "There Is a Light That Never Goes Out" y "Stop Me If You Think You've Heard This One Before".

El escenario Mojave se llenó durante el turno de los creadores de An Awesome Wave, Alt-J, quienes ofrecieron sonidos de calidad. Esta es una de las bandas que suena muy parecido a su álbum (un punto a considerar si esto es positivo o negativo). Energía contenida, aire de introspección tanto en los ingleses como en el público. El combo: "Fitzpleasure","Matilda" y "Breezeblocks"; gente bailando y derritiéndose con el verso "please don't go, please don't go, i love you so".

El sol descendía y la rueda de la fortuna intensificaba su protagonismo con su iluminación. Los otros miembros de la fauna iban apareciendo: tiburones y mariposas fluorescentes se mantenían como un banco de peces, siguiendo a los asistentes más curiosos.

El viejo Lee Scratch Perry lucía contento y animado, lástima que poca gente se interesó por escuchar a este pionero del reggae. Probablemente se ubicaban en el escenario principal con Passion Pit pues todo el espacio destinado se encontraba a tope.

Por otro lado, los excéntricos Sparks se presentaron en el escenario Mojave. Mientras que Rusell Mael cantaba, Ron se animaba a salir detrás de su teclado para acercarse al público. Y así, con su camisa, corbata roja y pantalón de vestir hasta la cintura comenzó a mover su viejo esqueleto como un niño de cinco años. Poca audiencia pero los líderes de la banda supieron mantener el show. Se despidieron con "Two Hands, One Mouth" y a cambio se dejaron escuchar aplausos sinceros como agradecimiento. A lado, se encontraba el legendario frontman de los Death Kennedys, Jello Biafra, quien con su energía y peculiar performance ensangrentado nos compartía aquellas palabras de odio a los corporativos, el gobierno e instituciones que regulan lo que acontece día a día en este mundo.

Desde la periferia se alcanzaba a vislumbrar una manta con la repetición de la penúltima consonante del alfabeto: YYYs. Karen O' estaba apunto de interpretar "Gold Lion" y las mujeres no dudaron en corearla. La joven O' mantuvo la energía que caracteriza su show e intentó tragar todo lo que podía de su micrófono y también jugueteaba con el cable de este. En seguida llegó otro de sus éxitos: "Maps", dedicada a todos los amantes. Cerró con la energía que suele aportar "Heads will roll". What a woman!, dijo una chica del público. Yo coincido.

El proyecto alterno de Nick Cave, Grinderman, hasta ese momento, fue lo más maduro. Durante su interpretación, Nick preguntó: Is that Blur?, que se presentaba en el escenario principal. Sin darle mayor importancia continuó con su setlist. Parecía que cerrarían con "Bellringer Blues", nadie  les pidió que regresarán pero lo hicieron para ahora sí concluir con "Grinderman". En la conciencia de todos resonó la voz de Nick.

Finalmente The Stone Roses cerraron en el Coachella Stage (en el de a lado esaban las gemelas Tegan y Sara). Muy poca gente aguardaba este cierre, incluso los Stone Roses estuvieron abiertos a peticiones y al no escuchar resuesta alguna siguieron con su plan.

Da clic aquí para leer todo sobre el segundo día.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores