53813
Derrota al mal agüero

Derrota al mal agüero

Pablo
Navarrete @Pabnavarrete

Pocos son los festivales a los que se les pronostica como un suplicio y una jornada difícil como lo fue el caso de Ceremonia, pero por suerte o premeditación, su segunda edición fue sin lugar a duda un evento memorable que aquellos presentes recordarán por su calidad y propuesta.

Que sí llovería, que sí sería aburrido, que sí nadie llegaría, contra todo pronóstico de mal agüero el Centro Dinámico Pegaso tuvo una buena concurrencia que sí bien no estaba hasta el tope, muchos llegaron temprano para las primeras (y únicas) agrupaciones que incluían guitarras en todo el festival, la psicodélia de SUUNS, el indie rock de Unkown Mortal Orchestra, el prodigio y ‘nene consentido’ del garage californiano Ty Segall, y los muertos vivientes locales de Zurdok.

Mientras que en el escenario Vans OFF The Wall donde se presentaba talento nacional frente a una humareda de marihuana considerable, el escenario Ceremonia se sintió abarrotado desde un principio por sus confinadas dimensiones, y su memorable alineación, en la que sí bien Tycho y How To Dress Well serían actos de hype por antonomasia cuyas presentaciones serían inmediatamente olvidables, la locura que desató Theophilus London, !!! (Chk Chk Chk), y el DJ canadiense Jacques Green serían sin duda de los actos más memorables en mencionado espacio de la carretera a Toluca.

Una tajante apuesta a actos de hip hop que dejó ver que, el compromiso y sacrificio se hace cuando se reúne más de un acto por noche; una gritadera increíble cuando el combo Flying Lotus, Tyler The Creator y A$AP Ferg asaltaron el escenario León. Cada uno distinto en su estilo, pero de calidad en su género, exceptuando tal vez el último cuyo acto es un poco más ‘de barrio’ y un sonido más ‘callejero’, por decirlo así.

Para Julian Casablancas & The Voidz ya varias personas se habían retirado ya que es de aceptarse que no es precisamente la mejor época del neoyorquino y aunque, Damian Lazarus es un gran productor e interprete de house, el trayecto de regreso a la civilización era un factor importante porque el no había que tomar riesgos o ver actos no tan indispensables.

Al final, con una ausente lluvia, Ceremonia tuvo un ambiente muy norteamericano por su cartel poco común en nuestro país, y al estar entre la audiencia se sentía de verdad un gozo por la variedad. Más festivales así, pero que no sean en medio de la carretera por favor.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

No es una revista, es un movimiento.