41566
Drowners: Dignos herederos del indie rock

Drowners: Dignos herederos del indie rock

05/Feb/2014

En la historia de la música han existido discos que por su transgresión o innovación han sentado precedente, sirviendo de influencia para muchas de las bandas que actualmente escuchamos. En la escena indie rock de los últimos años, trabajos como Is This It de The Strokes o Whatever People Say I Am That's What I'm Not de Arctic Monkeys han sido un buen ejemplo de ello.

Uno de esos grupos que por inercia tomó inspirado con la particular voz de Julian Casablancas, o con la imponente actitud de Alex Turner, se llama Drowners; un prometedor y talentoso cuarteto afincado en Nueva York, compuesto por Matt Hitt (voz y guitarra), Jack Ridley (guitarra), Erik Snyder (bajo) y David Rubin (batería). Cuatro jóvenes que pese a su corta edad demuestran un impresionante descaro, con el que están avanzando a pasos agigantados en el difícil camino hacia el éxito.

Gran parte de esta interesante fórmula se basa en el carismático líder de la banda, Matt Hitt. Nacido al sur de Gales a finales de los 80, desde muy pequeño comenzó a componer y tocar la guitarra emulando a su idolatrado Morrissey, hecho que a día de hoy se refleja en la letra de sus canciones, de estilo y temática muy similares a las que componía el genio de The Smiths. Este elevado talento lírico, junto con una imagen y saber estar en el escenario realmente potentes, hacen que la primera impresión de la banda sea muy positiva.

Hace escasos días publicaron su primer LP homónimo, once temas cuyo sonido es inevitable comparar con las referencias ya mencionadas, aunque también podemos encontrar el influjo del new wave británico de finales de los setenta, del brit pop, y, por supuesto, del punk. Canciones bien construidas de ritmo tenso y acelerado, cuyos estribillos están diseñados para atrapar al oyente en tan sólo una escucha.

Pero sin duda, lo mejor aún está por llegar. La banda comenzará muy pronto a girar por los escenarios de medio mundo y esperemos que en sus planes se encuentre alguna de nuestras ciudades, para disfrutar del directo arrollador de estos dignos herederos del indie rock.

No es una revista, es un movimiento.