79977
Molotov cumple 20 años de carrera

Molotov cumple 20 años de carrera

¡Felices 20 años incendiarios, Molotov!

Una banda llamada La Candelaria fue la gasolina necesaria para que Micky Huidobro comenzara a maquilar una idea más siniestra. Con bajo, guitarra batería o lo que tuvieran a la mano se fueron uniendo elementos tales como Jay de la Cueva y Tito Fuentes. Conciertos y ensayos después Jay dijo adiós y llegaron los integrantes definitivos, Randy “El Gringo Loco” Ebright y Paco Ayala como la mecha que faltaba para terminar esa bomba llamada Molotov.

¿Dónde jugarán las niñas?, aparte de ser una afrenta al título de famosa canción de Maná, banda que resultaba la antítesis de “La Molocha”, era el primer conato de incendio de una banda que exponía nuestro lenguaje habitual ofensivo para algunos y catártico para otros en los títulos e inspiración de sus canciones.

“Chinga tu madre” sonaba en la rockola de los billares donde uno se iba de pinta en la preparatoria ante la mirada absorta, risas y sorpresa de los viejos maestros del albur y la carambola de 3 bandas, mientras aquellos que pusieron la canción seguían fumando, bebiendo cerveza en horas de clase y jugando lisas y rayadas en la mesa de pool.

“Una vez vimos en la televisión que Timbiriche tocaba con 2 bajos en la televisión y pensamos: ¿por qué nosotros no?”. Con dejo de sarcasmo definían su condición instrumental alimentada de funk y rap-core, pero en verdad la potencia en directo se hacía evidente en el sonido y el ambiente de desfogue entre el público, la crítica al sistema, el forcejeo contra la censura y sobre todo las ganas de crear antes que destruir.

El fuego cada vez fue alimentándose de tal forma que los viajes a lugares tan lejanos como Rusia fueron habituales, las visitas al Vive Latino siempre bien recordadas, los periodos de letargo y los regresos para ser parte de soundtracks de películas y de nuestra vida misma: “Gimme the power” para darle sentido a los gritos que sofoca la corbata de la vestimenta obligatoria, “Puto” el que sigue creyendo las “verdades históricas”, “Ñero” eres por mucho tiempo y luego te das cuenta de que “Hasta la basura se separa” porque la madurez y la paternidad cambian tu vida pero no tus ganas de seguir tocando.

20 años para que sigamos pensando que ya somos tan viejos y que cada vez más rápido pasan los años, pero demasiadas canciones para recordar tiempos mejores, y de todos modos cuando escuchemos la voz irreverente y esos 2 bajos en vivo de nueva cuenta volveremos a querer entrar al slam, porque solo entre música dejamos los prejuicios atrás y nos liberamos, y más si nos da la oportunidad de mandar a chingar a su madre todo lo que nos aqueja como lo ha logrado Molotov hasta ahora.

No olvides felicitarlos en sus redes sociales, usando el hashtag #MolotovXX.

No es una revista, es un movimiento.