Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

177631
Sonoridad: Canciones contra el silencio del 2020

Sonoridad: Canciones contra el silencio del 2020

¿Qué canción las llevó del 2019 al 2020?

Entre las activistas resonaba desde el 25 de noviembre "Un violador en tu camino" de Las Tesis, el performance inspirado por Rita Segato y su análisis de la violación como un acto de poder y dominación política. Se fue transformando a partir de la apropiación y la traducción, se organizaron protestas y se adaptó la letra original a los diferentes contextos, la performance se apropió del espacio público en más de 40 ciudades en el mundo, según registró el mapa creado por Geochicas en diciembre de 2019.

En México nos atravesó, de tal forma que a lo largo de varias semanas resonaron las palabras. En 46 ocasiones se levantó la voz en 20 ciudades, cada interpretación replicó su fuerza en redes sociales e incluso llegó al escenario del desaparecido Gato Calavera. Aún teníamos en la mente el impacto punk del popurrí creado por Alice Bag entre "No Means No" y "Un violador en tu camino", cuando nos calló encima el optimismo del año nuevo, que prometía una importante agenda cultural, política y social alrededor de las mujeres, silenciada de muchas maneras por el 2020.

Todavía vibrábamos con las noches feministas de Bajo Circuito y la marcha del 8 de marzo, cuando el Covid-19 nos empezó a empujar hacia otra realidad. No solo no desapareció la violencia, se cerraron espacios, se anularon recursos, se cancelaron La Marketa, el encuentro tecnofeminista Cyborgrrrls y muchos otros eventos que empujarían poco a poco la presencia de las mujeres en la música hacia la equidad. No es necesario hacer un recuento de los silencios, pero así como se precarizó el trabajo, surgieron diversos conversatorios y proyectos que sin la existencia virtual no habrían tenido tanto alcance.

Volviendo al espacio previo a la realidad 2020, múltiples voces buscaron transformar a partir de la música. Ahí se construyeron "Cuestiones femeninas" de Marcela Viejo en colaboración Madame Recamier, Andrea Franz, Renee Mooi y Ale Moreno y "Mujeres" de Julieta Venegas, canciones que unieron y reunieron reflejando un espíritu de cambio.

Sin embargo, si tuviéramos que definir el año a través de sus luchas, elegiría tres momentos que se alimentan del contexto actual. "Sin Retroceder" de Audry Funk nos llevó a los encapsulamientos, la represión y la violencia hacia las manifestantes. "Canción sin miedo" que se convirtió en el grito que, a través de Vivir Quintana, nos movió y conmovió acompañando las protestas y las tomas de las sedes de las oficinas de Derechos Humanos. Al igual que la performance de Las Tesis, se replicó e interpretó de forma comunitaria, incluso se le trasladó a un ejercicio de bordado en Chile y nos volvió a atravesar en el documental Las tres muertes de Marisela Escobedo.

Por último agregaría a esa lista con fondo de lucha y forma de mujer 'Hasta salvarnos', que creció con la rabia y se compartió en mensajes de WhatsApp antes de interpretarse en vivo. Leiden se unió nuevamente a Ximbo, tejió lazos con El Palomar (también presente en "Canción sin miedo") y nombró los riesgos, los silencios y el tan necesario acto de quemar todo para ser escuchadas.

“A pesar de que me estaba llenando de dolor componerla, me podía llenar de poder y valentía compartirla con mi familia, con mis compañeras”, explica Leiden en entrevista telefónica. “Realmente esa fue la única razón por la que la compuse, la misma canción fue creciendo sola... a lo largo de estos meses sí recibí una retroalimentación. Fue creciendo sola, sin haberle dado como mayor lugar o promoción... lo que me han dicho es que esta canción para otras mujeres es bastante valiosa, bastante poderosa. Para eso es que fue compuesta, para que todas las personas del mundo que quieran conectarse con ella, pues se puedan llenar también de inspiración, valentía y poder”.

La colaboración de Ximbo en "Hasta salvarnos" responde a la urgencia del tema y a su activismo previo, “fue lo que más me empujó a decir por supuesto que sí. Yo tenía una opinión. Era una canción muy cruda, muy dura... pero no iba a ningún lado, simplemente era como sentir ese dolor y quedarse sin saber qué hacer y la canción no la salvaba. Me parece que si te dice qué hacer, es una canción de temporalidad, de acción, de ánimo, de no quedarnos ahí paradas, la mejor salida para mi es la rima”.

En un año de luchas, escuchamos con mucha atención, sobre todo cuando el uso de la voz para la expresión ha sido delimitada por temas. No es difícil adivinar de qué manera las mujeres han dirigido sus intereses musicales en los últimos años a partir de esas limitaciones, el rol pasivo y casi decorativo se destruye a partir de la palabra en un formato global y transversal que refleja y conecta el espíritu y la mente humana.

No es una revista, es un movimiento.