Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

165780
Vyctoria — VAV

10

Vyctoria
VAV

Audition Records / 2020

Artista(s)

Vyctoria

13/Abr/2020

VAV: El camino a la locura hecho música.

En la composición de las seis pistas de VAV, Vyctoria amalgama varías sensaciones musicales: ondas de free jazz, sonidos estridentes medio avant garde, calmos momentos ambient, estruendosos ruidos cual psicofonías y estrepitosas vibraciones infernales. Al final, el disco no está tan maldito, es más bien muy relajante, pero eso los explico sobre la marcha.

En los primeros minutos abandonamos esta dimensión

“Djinn” es un conjunto de disonancias, ritmos selváticos, baterías que parecen sonar desde las profundidades del infierno mismo, secciones de riffs monótonos que de repente rompen la monotonía para llevarnos a diferentes rítmicas. También encontramos largos puentes de notas reverberando para darle paso a los disonantes sonidos de un violín delirante, todo esto parece que musicaliza el camino hacia la locura.

En la producción nos topamos con varios detalles que están para volverse aun más endemoniadamente locos, las baterías fueron grabadas con un eco extraño, como con un reverb o un delay que hace se suene más potente, alargando los violentos golpes por más de tiempo y con un sonido metálico, industrial, como el choque de un martillo contra un yunque.

Esto es desquiciaste, no apto para gente con problemas de ansiedad a menos que estos sonidos te relajen, y si es así, entonces quítate la ansiedad escuchando cada chirriante compás del primerísimo track.

La estridencia continua y parece el equivalente sonoro de un mal viaje, cuando comes un poco más de brownie volador del recomendado, cuando fumas más de tres jalones a una hierba con mucha sustancia o cuando no escuchas a tu alma y muerdes mayor cantidad de peyote de la debida.

O para explicarlo de otra manera menos junkie, esto podría sonar a una fuerte sensación de espanto, cuando se te sube el muerto o cuando sientes que alguien te mira desde atrás cuando vas al baño en la noche y el miedo es tal que te paraliza, aunque sea por unos breves segundos.

Sin embargo el final de “Abrahel” nos aterriza de nuevo en la calma, nos devuelve nuestro equilibrio emocional y volvemos a ser nosotros, sería interesante preguntarle a los de Vyctoria si durante las sesiones de composición de este tema tuvieron la necesidad de abandonar todas esas sensaciones dañinas y darse calma con las suaves tonalidades que usan en los últimos minutos del segundo track.

Un tipo de “conclusión” de quien escribe

Ok, no voy a hablar pista por pista, pero me parece que el disco es extremadamente bueno, del uno al 10 yo lo califico con 1000, pero por que realmente me parece bueno pues en la primera media hora del disco se dobla la realidad, se abren grietas entre dimensiones y nos hundimos en un mar de glitch, el ruido nos lleva a la locura y nos abruma.

Pero para el resto del disco encontramos sonidos más “pacíficos”, más calmos y, hasta cierto punto, más relajantes y aún así nos sentimos intranquilos, nos desquiciamos de a poco. Eso quiere decir que la calma, la tranquilidad, la paz en cuerpo, mente y alma nos parece tan perturbadora o quizás mucho más abrumadora que el mismo caos.

No es una revista, es un movimiento.