175719
SanIsidro — A lo pesau, a lo bajo y a lo llano

10

SanIsidro
A lo pesau, a lo bajo y a lo llano

Slovenly Records / 2020

Artista(s)

SanIsidro

30/Oct/2020

Al comienzo de los tiempos se escuchaba psych.

En la época de lo inmediato, muchos artistas lanzan discos como su fueran enchiladas para mantenerse presentes en los oídos de sus fans. Eso afecta mucho el producto final, convirtiéndose en una entrega medianamente pasable, regular, mala o muy mala, pero con un hit medio bueno.

El cometido es que los medios hablen de ellos y lo van a hacer porque todos hablan exactamente de lo mismo.

Pero eso no pasa con el debut de SanIsidro, este no fue creado de la noche a la mañana, y según Isidro Rubio, tampoco fue pensado con una formula concreta, ni siquiera en que las composiciones llegaran al estudio de grabación.

La música de los ancestros suena mejor con guitarra eléctrica y mucho reverb

La creación de A lo pesau, a lo bajo y a lo llano comenzó en 2014 y termina saliendo a la luz hasta octubre de este año. Escuchando el resultado final de un proyecto que se tomó su tiempo, solo hay una cosa que decir: ¡Vayan todos al infierno, pinche discazo!

En el primer triplete de canciones de su disco debut, la guitarra de Isidro Rubio crea una cornucopia de sonidos misteriosos y ancestrales, transmitiendo energía espiritual en cada una de sus escalas de folclor mediterráneo.

Isidro Rubio no es un músico nuevo, su recorrido musical ha pasado por varias bandas e instrumentos: En la extinta Wau y Los Arrrghs tocaba el órgano, con Johnny Casino tocó la batería, con The Sadies & King Khan se rifaba las percusiones y en la legendaria banda de punk valenciana Venereans también tocaba la batería.

Y es por eso tan curioso que después de formar parte de un montón de bandas de garaje o de música rápida y contundente, Isidro se haya tomado varios años en darle forma a su debut, con gran calma. Además, las canciones de su primer disco solista tampoco son para nada rápidas… Aunque sí… El gran viaje de este gran disco dura menos de media hora.

Bueno, sigamos con el contenido del disco. La segunda triada de canciones son la parte más terrenal del disco, acá se pone una casi imperceptible pausa al psicodélico gitano combinado con sonidos acercados a la gente como el flamenco y folclor tradicional de Chipre, Grecia y Turquía. ¡Suena tan loco como se lee o incluso hasta más!

El final solo es el principio

En conclusión, A lo pesau, a lo bajo y a lo llano, te embriaga con vibraciones ancestrales que al toque te hacen recordar que el ser humano no viene a buscar espiritualidad, porque en realidad somos seres espirituales experimentando una vida terrenal. Algo de eso lo dice “Calamata”, track no. 1 de este disco debut.

Por último, debes estar mal del cerebro si dejas pasar la oportunidad de escucharlo.

No es una revista, es un movimiento.