80262
Metric - Pagans In Vegas

8

Metric - Pagans In Vegas
Metric - Pagans In Vegas

MMI / Crystal Math Music / 2015

Artista(s)

Metric

30/Sep/2015

Pagans in Vegas y Metric atrapados en el pasado con falta de visión a lo futuro.

El cuarteto canadiense llega una vez más con nuevo proyecto bajo el brazo a tres años del lanzamiento de Synthetica. Hablamos de Pagans in Vegas, que más que un nombre, es la representación de lo que una banda ya consolidada dentro del mundo musical busca reflejar tras años de experiencia.

Grabado en los Giant Studios de Toronto, Emily Haines y compañía dieron vida a su sexto álbum de estudio, y para ello, se fueron a los instrumentos básicos al mismo tiempo que conservaron un poco de la modernidad y propuesta que en su tiempo llegaron a tener. Pues cabe recordar que bandas como CHVRCHES, hasta cierto punto los han retomado como referencia para sus propias creaciones.

Hace unas semanas, en entrevista para Spin, Jimmy Shaw reveló que para esta producción la banda utilizaría “miles de sintetizadores e instrumentos locos”, y efectivamente, el uso del 8-bit basado en Game Boy resultó algo refrescante para canciones como “The Shade” o “Fortune”. Haciendo de estas rolas algo bastante divertidas.

Pero esta “innovación” -por así llamarlo- no viene sola. Aunado a ella y como lo expresó Jimmy, aparece la gran influencia del goth-pop de bandas como Depeche Mode, The Cure y Underworld. Siendo los primeros quie estuvieran más presentes en el disco con cortes como “Lie Lie Lie”, “Too Bad, So Sad” y “For Kicks”, que posiblemente te puedan recordar a “Personal Jesus” y “Precious”.

Por su parte, Haines reveló en aquella entrevista que había pasado por ciertas situaciones difíciles, y que gracias a ello dio vida a Pagans In Vegas -cuyo tema central excepto por “Lie Lie Lie”, es el amor y la forma en cómo tomar lo que te pertenece.

Entonces, si Emily y Jimmy vaciaron todos sus anhelos, frustraciones, amor, desamor, y tomaron como referencia sus experiencias musicales y personales, ¿cuál es el resultado?

Es simple, una mezcla extraña de buenos ritmos pero que al final no se condensa en un álbum excelente, que incluso pudiese superar a su predecesor, que en vez de crecer, de proponer -puesto que es una banda con historia-, se queda en stand by, con escasas rolas como “Cascades” o “The Face Part II” que podrían  llegar a quedar para la posteridad en la carrera de Metric.

No es una revista, es un movimiento.