163220
King Krule — Man Alive!

8

King Krule
Man Alive!

True Panther Sounds / XL Recordings / Matador Records / 2020

Artista(s)

26/Feb/2020

La música de la Generación Z o el nuevo post punk o el nieto de Joy Division.

Tengo 15 años, estoy buscando un lugar para tatuarme el nombre de este disco, Man Alive!. Lo más seguro es que lo pida debajo de la clavícula izquierda para verlo frente al espejo y así levantar ambos brazos de la misma forma en que los levantan los campeones de box. Y cuando lo haga quiero gritar fuerte ¡agrrrrr! Quiero que lo vea la gente cuando voy a la playa y no traiga playera. Y quiero que la chica en cuestión lo observe cuando estemos a punto de tener sexo. Quiero que me pregunte sobre el significado del tatuaje. Quiero que mis padres me pregunten para qué quiero ese dinero con el que podría comprar muchas cosas y quiero decirles que voy a gastarlo en un tatuaje. Quiero ver su reacción. Escogeré la tipografía con la que está escrito el nombre en la parte de atrás del disco. Quiero que la gente sepa que Man Alive!, el nuevo álbum de King Krule, ha calentado mi cuerpo y lo ha hecho arder. Quiero decirles que su sonido es crudeza, es furia, es rabia, es decepción, es fastidio, es contradicción, es lo absurdo. Por eso me voy a hacer ese tatuaje.

Aunque varia el rango de años, la Generación Z es ubicada aproximadamente entre 1995 y 2015. Archy Marshall nació en agosto de 1994, prácticamente forma parte de ese grupo. El chico británico lleva una década haciendo música, ya sea con su nombre de pila, o con el título de Zoo Kid o con el mote de su proyecto más sólido, King Krule. Y es precisamente éste quien presenta su tercer álbum, Man Alive!, el que me voy a tatuar debajo de la clavícula izquierda. 

Este disco es lo que podría llamar un álbum de la Generación Z, un altavoz de los gritos que se escuchan afuera en la calle, de los comentarios que se leen en redes sociales, de los rayones que se vierten en las paredes. Y no precisamente porque Archy Marshall, el genio de este trabajo, esté haciendo una denuncia, sino porque él lo manifiesta con sus letras y con su sonido, además de que él forma parte de esa generación. Es, además, una ruptura con las corrientes principales de música, puesto que no sigue ninguna.

King Krule sostiene en Man Alive! 14 temas colgando de diferentes hilos, jazz fusion, post punk, rock y folk, atendiendo al sentir convulsivo del post punk de Joy Division. No por el bajo y su rapidez, sino por su mood de furia, de pesimismo, de alienación, de desesperación. Si pudiéramos mirar en un microscopio las canciones encontraríamos algunos de los átomos de Joy Division. No es la voz de una generación, es su síntoma. Este álbum debería ser guardado como un marco de referencia para este período de tiempo. A diferencia de su anterior placa, The Ooz, en el nuevo es fácil seguir el paso de las canciones, te llevan en caída lenta.

“Cellular” empieza con mucho ritmo, consistente, vibrante, habla sobre un entorno hipercomunicado pero sin señal, un amor que no logra conectarse, todo en la palma de nuestra mano, la Generación Z nació con un celular en la cuna. En “Supermarché”, Marshall critica la mediación y su repercusión en el consumismo, pero a decir verdad eso no es nuevo. No para quienes tienen más de 30 años. Para la Generación Z sí que lo es. El británico apunta directo. Tremenda canción. Agresiva. “Stoned Again” suena potente. Suena a rock como no se escucha en la radio o en las playlists cool desde hace un rato. Suena visceral. Suena a caminar en lo underground a media noche. Nadie suena como King Krule y él no suena a nadie. Puede ser tan punzante como absurdo, al tomar como referencia títulos de los capítulos de la caricatura Hora de Aventura

Pasados los momentos convulsivos que incluyen “Comet Face”, Man Alive! comienza a decaer en su ritmo; temas lentos de un bajo mundo, un sonido down del que Archy ya no regresará, al contrario, profundizará hasta llegar a pasajes atmosféricos espesos y experimentales como en “Theme for The Cross”, temas de una desesperación desgarradora, “Energy Fleets”, o temas fatídicos como el final con el que King Krule concluye la pieza, “Please Complete Thee”. Es curioso que el álbum contenga una visión desoladora del entorno puesto que Archy se convirtió en padre el año pasado. Como sea, me pienso tatuar el nombre. Y no quiero avisarle a nadie que conozca. Seguro intentarán detenerme o decirme que mejor me tatué otra cosa. Pero yo quiero aparecer de la nada con este tatuaje y que la gente que me conozca y también quienes no, vean que este disco me gusta lo suficiente para tatuarme su nombre debajo de la clavícula izquierda. No me pregunten por qué del lado izquierdo y no del derecho, no lo sé. Pero voy a tatuarme. ¿Quieren acompañarme?

No es una revista, es un movimiento.