118408
King Gizzard & The Lizard Wizard — Sketches of Brunswick East

9

King Gizzard & The Lizard Wizard
Sketches of Brunswick East

Heavenly / 2017

Artista(s)

King Gizzard and the Lizard Wizard

El imaginario sonido de un pueblo: Sketches of Brunswick East de King Gizzard & The Lizard Wizard y Mild High Club.

¿A qué suena su lugar favorito en el mundo? Si tuvieran que elegir, ¿a qué sonaría la CDMX? Pueden haber diferentes versiones para cada habitante, para cada escucha. Quizá, si en este momento pudiéramos trasladarnos a otra latitud, una a 6 km de Melbourne, Australia de nombre Brunswick East, de las calles brotaría el disco más reciente de King Gizzard & The Lizard Wizard junto a Mild High Club.

Hay bandas que tardan tiempo en la creación de sus materiales. Algunos incluso décadas. Pero hay otras que no pueden dejar de lanzar cosas. La pulsión creativa es tal, que podemos tener más de dos discos al año. Algo así sucede con KG&LW. Son impetuosos creadores de música. Y si bien, normalmente se les asocia con la psicodelia, en su más reciente álbum demuestran que los límites nunca fueron leyes.

En 1960, Miles Davis hizo un álbum al que tituló Sketches of Spain y que estaba inspirado en el folk español. Siendo Miles uno de los máximos exponentes del jazz, King Gizzard & The Lizard Wizard y Mild High Club, decidieron hacer un guiño al estilo musical con el que estaban experimentando. Así fue como nació Sketches of Brunswick East.

Alex Brettin, el hombre detrás de Mild High Club, tuvo una presentación en el Gizzfest —el festival organizado por King Gizzard— del 2016. Ahí nació la camaradería. Después de algunos días en la casa de Stu MacKenzie, líder de KG&LW, los dos empezaron a concebir algo neblinoso, muy vago y sin un fin definido. Después, en un intercambio de notas de voz de iPhone, los dos llegaron al término “sketches”, para dichas grabaciones. Y tal vez fue el destino lo que quiso que algo llegar a tomar forma, porque en tres semanas, el disco estaba finalizado.

Todos en algún momento hemos querido colaborar con un amigo. Tal vez porque la química es buena, o tal vez porque durante alguna noche de fiesta, la lengua dijo de más y se forjaron vínculos de los cuales ya no sabes cómo zafarte en la sobriedad. A veces salen mal, porque las palabras sobran y la incompatibilidad aflora; pero hay otras ocasiones en donde eso sale a la perfección. Al parecer aquí sucedió eso. Mild High Club sí tiene algo de Mac DeMarco, algo de Ariel Pink y la esencia de los artistas del colectivo Elephant 6 o Merge Records. Quizá por esa delgada línea entre el lo fi, el indie y lo que roza en una improvisación lisérgica, es que la simbiosis con KG&LW dio tan buenos resultados. Un choque de alucinaciones auditivas, con una clara línea de los viejos jazzistas de vanguardia que logra concebir una polaroid de un pueblo para posteridad.

Nunca he estado en Australia y probablemente nunca lo estaré, no obstante, King Gizzard & The Lizard Wizard y Mild High Club han logrado con Sketches of Brunswick East, crear un mapa en mi cabeza. Un mapa que seguramente erra en la mayoría de las cosas, pero del que se desprende un deseo inherente por recorrer las calles imaginarias de Brunswick East con los ojos cerrados, disfrutando el itinerario sin salir de casa, quizá con una copa de vino en la mano, los mejores audífonos y la atención presta para escuchar uno de los discos destacados del 2017.

No es una revista, es un movimiento.