Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

157068
Kanye West — JESUS IS KING

8

Kanye West
JESUS IS KING

Def Jam Recordings / 2019

Artista(s)

Kanye West

Kanye is...

The Village Studios en California, esperando un Lyft que nos llevaría a las oficinas de Universal Music para una junta con el manager de J Balvin, un Cadillac de antaño se estaciona, M dice efusivamente con su acento colombiano. “Marica ese man se parece a Neil Young, después de un preciso vistazo confirmo: Es Neil Young, y ante la decepción por no obtener una fotografía ya que fuimos elegantemente alejados por las personas que lo escoltaban, la advertencia del teléfono por un correo nuevo: la cita para la escucha del nuevo disco de Kanye West sería en The Forum, poco antes de las 8, y había que buscar a la gente de Death Row Records

10 o más cuadras caminando debido al pesado tráfico en Inglewood después de un rápido viaje a Venice, smokeshop de paso, chronic, por qué no, en honor a Dre y por haber estado frente a la consola donde grabó su opus magna. La prisa y la expectativa, el venue teñido de luz azul y el mensaje inevitable: JESUS IS KING (porque según el boletín de la disquera, debe ir en mayúsculas cada vez que el disco se mencione), una auténtica bienvenida a una ceremonia más que a una escucha. El arribo tardío ante la gente que trataba de acceder a toda costa, que apenas se enteró, que de alguna forma quería recibir el bautismo de la mano de Kanye y la ocasión perfecta para pisar con orgullo unos Nike Air Yeezy 2 Red October, cualquier variante de Adidas Yeezy, o hasta los Jordan diseñados por Travis Scott que son tan difíciles de conseguir y que se cotizan caro en las tiendas de Melrose. 

El vinilo azul como único fondo en azul profundo, Kim Kardashian filmando testimonios con su teléfono, la única que puede hacerlo, ya que antes de entrar todo dispositivo tuvo que ser guardado en una bolsa de neopreno con un sello magnético que sería desactivado a la salida. “Every Hour” y su difusa introducción a las alabanzas, como católico solo conoces la larga y aburrida homilía donde habla un sacerdote y te acusa de ser la peor persona sobre la tierra, pero en una ceremonia con cantos, como esas que solo habías visto en películas o musicales, las voces son la forma esencial del mensaje ulterior. “Selah” dispara las primeras frases de Ye, que solo observa ante la atención de un público no habitual a sus concilios: ejecutivos de disqueras, parejas funcionales que atascan Disney de carreolas, adolescentes enardecidos y tal vez decepcionados por no poder tener el video perfecto para el TikTok, pero aquellos que sienten que están en el lugar y momento perfectos, comienzan a brincar al compás de “Follow God”, y aunque apenas están descubriendo la letra, se nota el ansia de cantarla con afecto. Solo dura menos de 2 minutos: ¿Serán sólo fragmentos?, ¿de nuevo Ye está tratando de vernos la cara?, ¿es en verdad, como alega, un genio incomprendido capaz de sintetizar tanto con tan poco?

“Closed on Sunday” y esa extraña referencia a Chick-Fil-A y su horario que permite a sus empleados aprovechar el domingo, El Día del Señor, según la variante de la religión que profesen: Hold the selfies, put the 'gram away, get your family, y'all hold hands and pray, como cuando Joseph Seed dice a los súbditos de su secta en FarCry 5 que la humanidad se ha convertido en esclavos de sus teléfonos tratando de impresionar a gente que no conoce en vez de voltear a ver a sus seres queridos. “On God” y la esencia de esos beats, ambientes y samples que hay hecho a Kanye infalible en la cultura del hip hop, el libro de Job como la clave de la salvación, “Everything We Need”, de nuevo la mística del gospel y las voces celestiales que emanan alabanzas. “Water” y su ánimo pop para apreciar la impecable producción detrás del disco que atrasó unas horas su lanzamiento debido a últimos toques en la masterización. 

“God Is” y su suerte de alegoría, la absolución perfecta y la glorificación del ente superior, la salvación, las revelaciones, el omnipresente como guía en busca de la paz interior y una nueva espiritualidad: “Thank you, Jesus, won the fight”. “Hands On” y los experimentos con el vocoder, lo extraordinario de la simplicidad, las mejores rimas y mensajes cual Epístola a los Efesios, gente que en efecto levantó las manos ante la orden de Kanye. “Use This Gospel”, y la emoción nunca decayó, la atención a los detalles, y la duda: ¿Es Kanye West en verdad el genio que alega ser?, o simplemente ya se volvió loco y ahora se cree predicador. Como sea es extraño escuchar un solo de sax de Kenny G como preludio a “Jesus is Lord”, el final de un disco que ya está dando demasiado de qué hablar. 

Para el análisis queda esta intención mesiánica de Kanye por defender su alteza, misma que creativamente no se puede ignorar. Según Noel Gallagher, si dices que tocas en la mejor banda del planeta por lo menos la mitad de la gente lo va a creer. Lo que sucede con Ye es que puedes amarlo, y en efecto, creer que es un maldito genio, que lo que toca lo convierte en oro, que bien podría construir un arca, dividir los mares o hacer otro gran álbum, pero tal vez a medio tour, decida cancelar y volver a casa a pensar en otra cosa. O por el lado opuesto, puedes pensar que ha perdido la cabeza, que en su delirio ahora pretende ser un portavoz, y que tal vez después, pretenda fundar una religión en torno a su legado o lanzarse a la presidencia de un país dividido. 

Como sea es todo un personaje capaz de juntar a 12 mil personas tan solo para que escuchen su disco, algunas portando sus creaciones para los pies, otras apreciando su obra desde sus inicios, y muchas descubriendo apenas los alcances de su inventiva, para algunos es una lástima que no habrá testimonios en videos difusos para compartir y ese detalle se agradeció: es fundamental la escucha de nueva música sin dispositivos que distraigan tu atención.

Es por esto que el título de este relato queda en puntos suspensivos, para que el escucha defina al artista, tal y como elige sus creencias, profesa su propia fe o desmitifica a los predicadores que repiten la palabra de dios pisando sus Jordan 1 Off-White Chicago que compraron en reventa, money is king, Jesus is...

No es una revista, es un movimiento.