189768
Jake Bugg — Saturday Night, Sunday Morning

7

Jake Bugg
Saturday Night, Sunday Morning

Sony Music / 2021

Artista(s)

Jake Bugg

El entusiasmo por expandir horizontes sonoros: the darkness of pop.

“Sometimes you have to go through those bad patches to get to where you want to be”, Jake Bugg.

La vida nos ha enseñado a lidiar con diferentes circunstancias y emociones todos los días. Lo que parece funcionar hoy, puede no funcionar mañana. En fin. En vez de preocuparnos por el futuro, hay que aprender a lidiar con este incierto presente. Las cosas buenas y malas llegarán cuando tengan que llegar y esto nos ayudará a mejorar en todos los aspectos. Para su quinta producción discográfica, Jake Bugg hace un recuento de todo lo que ha vivido a lo largo de sus últimos 10 años; su primer década dentro de la industria repleta de altibajos y grandes momentos, todo esto reflejado en diferentes estilos sonoros.

Se acerca el aniversario número 10 de su debut; folk rock en toda la extensión de la palabra, y algo tan similar se escuchó posteriormente en Shangri La. Sin embargo no fue hasta One My One (2016) cuando el músico decidió apostar por nuevos sonidos ¿Qué fue lo que sucedió? El público no aceptó este cambio tan “radical” y efectivamente en su momento las críticas entorpecieron esta propuesta más pop. No obstante, para este nuevo material, el británico asegura que los cambios son buenos, se quita la etiqueta de folk y emprende un viaje hacia nuevos horizontes ¿el resultado? Un trabajo complejo e inquietante.

Jake Bugg comparte a través de Sony Music, Saturday Night, Sunday Morning, un álbum que en sus propias palabras marca un nuevo capítulo en su vida, logrando un enfoque mucho más moderno en su propuesta musical. Andrew Watt y Ali Tamposi se encargaron de trabajar esta producción que se siente revitalizada y aborda temas actuales muy enfocados en conflictos globales pero también sobresale esa voz personal que refleja la inseguridad y las raíces de haber crecido en Nottingham. El disco se siente sincero, pues para el intérprete lo más importante es expresar la realidad. "Si no te refieres a lo que estás cantando o cantando con convicción, la gente realmente lo ve. Fue cantar sobre experiencias, cosas que he visto, pero también manteniéndome fiel a mí mismo”.

Jake Bugg - 2021

Fue en 2019 cuando el cantante empezó a trabajar las primeras composiciones de este LP, faltaba ponerle su propio sonido, pero eso hasta cierto punto era lo de menos, lo primordial era encontrar un concepto que ligara a todas estas melodías. Basándose en el manuscrito de 1951 de Alan Sillitoe -que a propósito lleva el mismo nombre que el disco- Bugg trazó un camino que se centró en algo similar; retratar la clase trabajadora y esta diferencia de los días: una noche de fiesta y la terrible mañana después de ese gran momento.

“Everybody's trying to live just one day at a time”.

“All I Need” da comienzo a esta pretenciosa aventura en la que se siente un cúmulo de energía necesaria. El sentimiento de satisfacción por parte del artista es evidente. La idea de aterrizar conceptos en sonidos más globales se comprende a la perfección y sorprendentemente funciona. Inspirado en el dance pop de los años 70 y haciendo relación a proyectos como ABBA, The Beach Boys y Bee Gees es como se logra concretar esta producción que reflexiona y ejecuta todo aquello que Bugg quería hacer en el pasado.

Termina el track uno y hay un cambio inesperado, llega “Kiss Like The Sun” y retoma aquella esencia folk que tanto le caracteriza, aunque claro, impregnada de un toque mucho más moderno, hay alguna que otra guitarra eléctrica que eriza la piel de los escuchas y todo se convierte en una experiencia con mucha finta psicodélica. Y así sucesivamente el músico va sorprendiendo con esta “versatilidad”. “About Last Night” es una onda más pop con juego de sintetizadores. No necesitas escuchar más para saber que el disco no tiene ni pies ni cabeza en lo que musicalmente se refiere. Aunque al final eso poco importa porque concordando con su premisa: “no importa demasiado el género o el estilo si es una buena canción”.

Colapso, soledad y oscuridad.

Desde piezas a piano como “Downtown” hasta pistas con mucho vigor electrizante como “Lost”, Saturday Night, Sunday Morning refleja una inquietante lista de reproducción que se acomoda a todos los posibles moods del día. Melodías como “Scene” -inspirada en riffs de The Beatles-  y “Lonely Hours”, pueden ser tus opciones favoritas en los días más tristes, ambas con una propuesta totalmente distinta para afrontar este sentimiento.

Si tu pregunta es si el disco funciona de principio a fin, la respuesta probablemente sea un rotundo no y es que al tener una variedad tan compleja de experimentaciones sonoras no sabes qué esperar ni que cara ofrecerle al LP; es como una playlist que te habla de los diferentes sentimientos/emociones. Las canciones son sublimes pero no se entrelazan aún cuando hay un concepto de por medio. Todo este capítulo cierra con “Hold Tight”; el recuerdo más puro de sus inicios. La oscuridad y la melancolía es lo que más sobresale en esta quinta producción de 11 emocionantes melodías.

“Time is moving fast, no going back. How will you remember me?”.

No es una revista, es un movimiento.