91248
Glitterbust - Glitterbust

7

Glitterbust - Glitterbust
Glitterbust - Glitterbust

Burger Records / 2016

Artista(s)

Glitterbust

Las segundas partes sí pueden ser buenas: la unión inesperada en Glitterbust.

Actualmente, el gremio musical es tan diverso debido a las redes sociales y su pronta difusión arroja proyectos muy variados. Es refrescante encontrarnos con un proyecto alternativo con la fusión de dos grandes artistas en Glitterbust, banda conformada por la ex bajista de Sonic Youth,  Kim Gordon, y Alex Knost de Tomorrow Tulips.

La banda presenta su EP homónimo con el video de “The Highline”, un track abocado al noise en el ánimo de Black Flag, que expone nueve minutos de riffs constantes que siguen una misma onda sónica. De a poco, se asoman las voces de Gordon y Knost que agregan la melancolía y la psicodelia que hacen de “The Highline” el atractivo para dar a conocer el proyecto.

El primer track en Glitterbust es “Soft Landing”, la canción más relajante del disco y en la que no se incluyen sonidos vocales. Es totalmente instrumental y puede volverse un poco monótona, no es la carta de presentación más fuerte que se pueda tener.

En “Repetitive Differ” los ritmos cambian pero continúa la misma línea que la banda busca mostrar. Los riffs son pegadizos, se aceleran de a poco y acompañan las voces tímidas de ambos. El tema dura casi 11 minutos y es impredecible, se nota la influencia de la legendaria banda Sonic Youth.

“Erotic Resume” y “Nude Economics” son las canciones de mayor duración en el EP. La primera es una canción con melancolía que en sus 12 minutos agudiza los sonidos instrumentales, mientras que en los 15 minutos de “Nude Economics” se entrevé una mezcla muy cruda entre el bajo, la guitarra y las voces casi ininteligibles que suenan muy naturales y le dan un toque sorprendentemente agradable.  

Glitterbust incluye cinco canciones que no buscan agradar ni pegar en las hitlists; son rolas que no tienen objetivos particulares y sólo buscan expresar sus sentimientos más profundos. A lo largo de los más de 50 minutos de duración, el EP homónimo te lleva a un estado de placebo muy natural y casi inevitable. El álbum está plagado de psicodelia y extravagantes sonidos que, si bien son muy extremistas y específicos, te llevarán al límite de odiarlo o amarlo desde la primera escucha. Está disponible en formato digital y CD, así como en vinilo y ediciones especiales en cassette.

El EP es visceral y no muestra mayores ediciones, da la impresión de ser un disco en vivo, lo que lo hace aún más personal a pesar de no tener letras profundas o ritmos comerciales que busquen la aprobación social. El disco es muy bueno en su contenido pero lo disfrutarán  aquellos que están acostumbrados a involucrarse con lo experimental y busquen lo underground.

No es una revista, es un movimiento.